Sensaciones, emociones y sentimientos: aprenda a identificarlos. Psicologos CDMX

Sensaciones, emociones y sentimientos: aprenda a identificarlos

febrero 7, 2018
Cuando somos niños, dejamos que nuestras sensaciones, emociones y sentimientos, fluyan en nosotros sin limitaciones, sin prejuicios. Conforme nos convertimos en adultos, esa espontaneidad se queda oculta tras lo correcto según el deber ser, invitándonos incluso, a no distinguir emociones de sentimientos y volviendo las sensaciones parte rutinaria de nuestra vida. Pero, ¿cómo es que se da está confusión para identificarlas? ¿Por qué no nos permitimos volver a sentir, experimentar y soltar?
Tiempo estimado de lectura: 5 minutos

Estos tres elementos, son utilizados de una forma indiscriminada, categorizándolos en buenos y malos, e incluso difícilmente podemos darles explicación cuando los vivimos, al punto de bloquearlos o sólo dejar que pasen. Sin embargo, aprender a reconocerlos ayuda a una mejor comprensión de lo que nos sucede, identificar si es un estado momentáneo o algo que durará por más tiempo; aceptar que forman parte de nosotros y asumir la responsabilidad de que lo que sentimos es algo nuestro y que es momento de aprender a vivir con esto sin que nos detenga.

La forma de identificar cada elemento, es aprender a mirarnos nuevamente con ojos y mente abierta, sin juicios, sin colocar etiquetas, ser adultos abiertos y dispuestos.

Comencemos con las sensaciones, para nosotros, los psicoterapeutas humanistas, las sensaciones son el referente corporal de las emociones, son las que describen el impacto entre el mundo y nosotros mismos, las percibimos en términos corporales por medio de nuestros sentidos: oído, gusto, tacto, olfato o vista, que nos pueden resultar agradables o desagradables; por ejemplo, duro, fuerte, rojo, por mencionar algunas sensaciones. Este es el primer contacto para conectarnos con lo emocional, mientras más sensibles seamos a las sensaciones que percibimos, el crecimiento y conocimiento de nuestro interior emocional será más claro.

El segundo elemento es la emoción. Esta se da una vez que hemos evaluado las reacciones corporales. Siempre es la parte intermedia entre las sensaciones y los sentimientos. Este elemento es el que es visible para la otra persona, algunos especialistas llaman a las emociones “el teatro del cuerpo”, puesto que refleja la emoción que sentimos. Casi siempre las vivimos por un corto tiempo, pues son muy intensas y algunas de ellas nos desequilibran. Es la forma en la que nosotros mismos nos “avisamos” del sentimiento que está por llegar. Todas las emociones son representadas físicamente y la mayoría de las ocasiones de manera involuntaria, por ejemplo, movimientos en la cara, la voz, gestos, movimientos corporales.

El sentimiento, es el punto final de la vida emocional de cada uno. No siempre es visible para las demás personas, es algo que sólo nosotros somos capaces de ver en nuestro interior. El sentimiento es menos intenso que las emociones pero de una duración más larga. Otorga un componente afectivo sobre una persona, animal o cosa; es más difícil de identificar, pues casi siempre es confuso, sobre todo si no reconocemos la sensación o la emoción que nos genera. Siempre estamos sintiendo, aunque tratemos de ignorarlos o negarlos, tal vez porque algunos nos parecen destructivos o inmanejables. Los psicólogos humanistas coincidimos en que no hay un control sobre los sentimientos únicamente por ignorarlos; no me parece saludable intentar controlarlos, de hecho, hay que intentar contactarlos y usarlos para detectar necesidades que de ellos surge. Los expertos en el tema de los sentimientos, los agrupan básicamente en: miedo, alegría, tristeza, enojo y afecto, cada uno con mayor o menor intensidad; de ahí que según la intensidad, por ejemplo, del miedo, pueda ser temor, fobia o terror.

Colocaré algunos ejemplos, para su mejor identificación. Intenta pensar en alguna situación donde hayas vivido alguno de estos patrones. Si tenemos una sensación de nudo en la garganta, quizá la emoción que nos provoque sea llanto, y el sentimiento, puede ser tristeza. Si sientes alteración del ritmo cardiaco, la emoción inmediata puede ser correr, y posiblemente, sea miedo lo que te esté provocando. Pensemos en las ocasiones en las que tenemos mucha energía corporal, y emocionalmente abrazamos y besamos a la persona con la que estamos, el sentimiento puede ser amor o afecto, según el grado de intensidad.

Para finalizar con el tema, cuando una sensación no es tan intensa y dura por más tiempo, esta se puede convertir en emoción. Presta mucha atención la próxima vez que experimentes cualquier sensación, para que puedas identificar la emoción que la acompaña y a su vez, sea más fácil poder darle un nombre al sentimiento que te acompañará. Como psicoterapeuta humanista me gustaría compartirte que el camino más corto al autoconocimiento y la aceptación, es aprender a vivir con tus sensaciones, emociones y sentimientos, no bloqueándolos ni abandonándolos, porque son parte de uno mismo. Es un camino difícil, pero jamás imposible, y nuestro acompañamiento terapéutico te ayudará en ese proceso.

Para cerrar, quiero dejarte una frase que disfruto mucho: “Me doy cuenta que si fuera estable prudente y estático, viviría en la muerte. Por consiguiente, acepto la confusión, la incertidumbre y los altibajos emocionales, porque ese es el precio que estoy dispuesto a pagar por una vida fluida, perpleja y excitante”. Carl Rogers (Psicoterapeuta Humanista)

Psic. Anabel Tapia Ordoñez

Especialista en la Clínica de Atención

Cédula Profesional Lic. en psicología: 10651166

Psicológica Integral, CAPI.

Licenciada en Psicología egresada de la Facultad de Estudios Superiores Iztacala, UNAM. Con estudios de Humanismo, especialidad de Enfoque Centrado en la Persona. Certificación en Terapia de Juego Centrado en el niño y la niña, por la UNAM.
Curso estudios en Pruebas Psicométricas y Proyectivas y Formación de Instructores para Talleres Vivenciales de Duelo por la Comunidad Latinoamericana de Resiliencia.
Actualmente, es Especialista en Terapia Infantil, Adolescentes y Adultos en la Clínica de Atención Psicológica Integral CAPI, mantiene su práctica privada activa y eventualmente participa como Facilitadora para Cursos Terapéuticos y Tallerista para Organizaciones privadas, así como atendiendo los requerimientos terapéuticos derivados de los resultados de la NOM 035.

Deja un comentario
noticias

psicologos cdmx, psicologos por internet
José Simón Bolívar 1016, Col. Niños Héroes de Chapultepec,
Alcaldía Benito Juárez, Ciudad de México,
Tel. 55 5698 5624
Derechos Reservados ® CAPI
Psicologos CDMX
Diseño web: Soto Comunicación Gráfica

El signo distintivo CAPI CLINICA DE ATENCIÓN PSICOLÓGICA INTEGRAL Y DISEÑO, se encuentra registrado como marca mixta ante el INSTITUTO MEXICANO DE LA PROPIEDAD INDUSTRIAL, por lo que su uso no autorizado se sancionará como infracción administrativa conforme a la Ley de la Propiedad Industrial.
Horarios CAPI: Lunes a Domingo de 8:00 a 21:00 hrs. También contamos con horario de las 7:00 am
No contamos con sucursales.
dudas