Efectos en el aprendizaje social, educativo y emocional en los niños durante el confinamiento.. Psicologos CDMX

Efectos en el aprendizaje social, educativo y emocional en los niños durante el confinamiento.

mayo 5, 2021
En marzo de 2020, diferentes medios de comunicación del país informaron acerca de la emergencia sanitaria por el COVID-19, esto provocó que las instituciones educativas nacionales cerraran sus puertas como parte de la estrategia para evitar la propagación del virus.
Tiempo estimado de lectura: 7 minutos
"Puedes enseñar una lección un día; pero si puedes enseñar creando curiosidad, el aprendizaje será un proceso para toda la vida."
Clay P.Bedford

La estrategia implementada ha estado enfocada en la realización de actividades aplicadas en la modalidad a distancia con el objetivo de dar continuidad a los procesos de aprendizaje de los estudiantes, utilizando diferentes recursos como la implementación de programas televisivos, opciones digitales como las clases en línea mediante el uso de diferentes plataformas y tecnología, actividades y ejercicios de repaso de los deferentes aprendizajes esperados, etc., y resaltando como principales ventajas: el respeto y reconocimiento del Derecho a la Educación de los niños, el cuidado de la salud de los estudiantes y sus familias, la continuidad de los aprendizajes esperados para cada nivel educativo, el fortalecimiento del aprendizaje autónomo, la participación activa de los padres de familia en las prácticas educativas de sus hijos, la introducción, el refuerzo o la consolidación de habilidades tecnológicas en los estudiantes…

No obstante, estas acciones en un principio fueron planteadas como una estrategia temporal, pensando que el inicio del Ciclo Escolar 2020-2021, podría retomarse de manera presencial, sin embargo, la situación de la emergencia se ha prolongado y por lo tanto, a casi un año de su implementación, los alumnos continúan con la Educación a Distancia y las clases en línea, lo que acentúa problemáticas sociales, contextuales, educativas y emocionales, como las siguientes:

SOCIALES:

  • Falta de interacción social. Los alumnos no tienen la posibilidad de interactuar con sus compañeros, de intercambiar conocimientos, actividades recreativas o espacios de ocio.

CONTEXTUALES:

  • Debido a diferentes situaciones familiares, económicas, laborales (actividades de trabajo de los padres en horario escolar), etc., es difícil dar seguimiento a las actividades implementadas en la estrategia de Educación a Distancia.
  • Falta de espacios adecuados para que el alumno pueda concentrarse y llevar a cabo sus actividades educativas o tomar sus clases virtuales.
  • Supervisión o apoyo simultáneo. Seguimiento por parte de los padres a hijos de distinto grado o nivel educativo.

EDUCATIVAS:

  • Eficacia limitada. La consolidación de los aprendizajes en los alumnos se ve limitada por diversas situaciones como: dificultad para la comprensión de las actividades o los contenidos, además de que la educación por parte de los padres generalmente es vista como un apoyo o complemento a las actividades escolares.
  • Rezago escolar. Aunque muchos de los padres se esfuerzan por apoyar el aprendizaje de sus hijos, lo cierto es que existen diferentes situaciones y particularidades específicas en cada familia (contexto, economía, nivel educativo, tiempo, actividades laborales, etc.), los cuales aumentan la desigualdad en los resultados educativos.
  • Educación inclusiva. Existe una gran variedad de alumnos en las instituciones educativas, algunos de ellos requieren apoyo y presentan Necesidades Educativas Especiales diagnosticadas a quienes el confinamiento pudiera representar un reto mayor debido a la necesidad de atención especializada, apoyo adicional, dificultades de adaptación a los espacios y a la situación de confinamiento.

EMOCIONALES

  • Durante el confinamiento se puede presentar la aparición de emociones que pueden afectar la estabilidad emocional de los niños como el miedo, la angustia, el estrés, la tristeza, la incertidumbre, entre otras, las cuales se pueden manifestar de distintas formas en los niños, dependiendo de su edad evolutiva. Algunas señales que podemos identificar en este sentido son: desgano, evitación o rechazo por actividades o tareas, irritabilidad, actitudes retadoras, cansancio o dificultad para regular sus emociones.

Ante esto, ¿qué podemos hacer para ayudar a nuestros hijos?

Primero que nada, es importante que ampliemos nuestra definición de aprendizaje, ya que si analizamos claramente, una de las prioridades de los padres a lo largo del desarrollo de sus hijos, es procurar que aprendan: conforme los niños crecen, los padres buscan que el niño desarrolle y adquiera habilidades que le permitan realizar cosas nuevas como caminar, hablar, comer, leer, etc., y esto quiere decir que el aprendizaje de los niños no solo se limita a contenidos de Español, Matemáticas o Ciencias, por ello, debemos visualizar al aprendizaje de una forma más flexible, en donde no solo concentremos nuestra atención en el aprendizaje formal (la adquisición de conocimientos responde a objetivos didácticos específicos y tiene como fin la evaluación y acreditación de los estudiantes), sino que rescatemos el concepto de aprendizajes para toda la vida, porque nuestros hijos todo el tiempo están aprendiendo, mediante la interacción, las conversaciones que tienen con nosotros, la exploración, las experiencias que viven, incluso los errores que comenten.

En este sentido, Milán, García y Leal (2017) en su propuesta de aprendizajes para la vida, mencionan que las habilidades, herramientas y competencias con los que un estudiante debe contar al final de su educación, requieren de una enseñanza básica que es prepararlo para saber afrontar situaciones que exigen de él, el conocerse, dirigir y orientar su conducta, saber tomar decisiones y elegir, resolver problemas cotidianos y tener la habilidad de comunicarse y convivir armónicamente.

Por ello, es importante que, independientemente del reto que estamos teniendo ahora en la educación a distancia, es imprescindible analizar y reconsiderar la importancia de proveer a nuestros hijos experiencias que les permitan el desarrollo integral de habilidades sociales, interpersonales, cognitivas y socioemocionales, pues es mediante ellas que nuestros hijos podrán adaptarse y responder a los retos de nuestra realidad actual.

Algunas de las acciones que en CAPI recomendamos para fortalecer dichas habilidades son:

Favorecer su autocuidado.

  • Fortaleciendo su autoestima.
  • Ayudándolo a expresar y regular sus emociones.
  • Propiciando su autonomía y responsabilidad (puedes construir con él horarios para la realización de sus actividades escolares y en casa).
  • Cuidado de su persona. Salud física, mental y emocional (buscando apoyo terapéutico, promoviendo hábitos de vida saludable como la práctica de algún deporte o el cuidado de su alimentación).

Fortalecer sus habilidades de comunicación.

  • Mantenerlo informado, evitando información alarmista.
  • Enseñarle la importancia de escuchar, interpretar y expresar lo que piensa sobre diversos temas.
  • Hacerlo sentir escuchado.
  • Establecer diálogos y acuerdos.

Reforzar el pensamiento crítico y reflexivo.

  • Siempre orientarlo para propiciar que pueda adoptar una postura ante alguna situación y saber exponer sus motivos.
  • Fortalecer sus habilidades de indagación, fomentando siempre su interés por las cosas que le rodean (aprovechar sus gustos en tecnología, animales, astronomía, etc.). Mantenerlo siempre en la pregunta y con ello fortalecer su capacidad de análisis.
  • Proporcionarle problemas cotidianos que le permitan la aplicación de conocimientos básicos de matemáticas o cálculo, por ejemplo: “Si tienes 20 canicas y jugaras con tu papá, conmigo y con tu hermano, ¿cuántas canicas nos tocarían a cada quién?”.

Reforzar el aprendizaje autónomo:

  • Permitirle buscar de manera independiente la información que necesite para resolver alguna duda o sus tareas escolares. Ante su acceso a la tecnología, permitir que interactúe con ella, bajo supervisión, pero siempre permitiendo que pueda navegar, proyectar o investigar por sí mismo.
  • Organizar junto con él sus horarios de estudio, de recreación, de responsabilidades en casa.

Trabajar de manera colaborativa:

  • Asignar actividades familiares que permitan su participación activa como, por ejemplo: organización de actividades deportivas, juegos de mesa, aplicación de roles o simplemente el reparto de actividades de apoyo en casa.

Psic. Alejandra Tapia Ortega

Lic. en Pedagogía

Espacialista en en terpia de lenguaje y aprendizaje en niños, adolescentes, adultos y adultos mayores

Cédula Profesional 5985109

Licenciada en Pedagogía con título otorgado por la Universidad Nacional Autónoma de México. Es Licenciada en Pedagogía en el área de Psicopedagogía por la Universidad Autónoma de México (UNAM). Pasante de la Maestría en Pedagogía por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Terapeuta de Lenguaje y aprendizaje con 12 años de experiencia, actualmente trabajando como Terapeuta de Lenguaje y Aprendizaje Individual y en la Secretaría de Educación P´blica (SEP).

Deja un comentario
noticias
José Simón Bolívar 1016, Col. Niños Héroes de Chapultepec,
Alcaldía Benito Juárez, Ciudad de México,
Tel. 55 5698 5624
Derechos Reservados ® CAPI
Psicologos CDMX
Diseño web: Soto Comunicación Gráfica

El signo distintivo CAPI CLINICA DE ATENCIÓN PSICOLÓGICA INTEGRAL Y DISEÑO, se encuentra registrado como marca mixta ante el INSTITUTO MEXICANO DE LA PROPIEDAD INDUSTRIAL, por lo que su uso no autorizado se sancionará como infracción administrativa conforme a la Ley de la Propiedad Industrial.
Horarios CAPI: Lunes a Domingo de 8:00 a 21:00 hrs. También contamos con horario de las 7:00 am
No contamos con sucursales.
dudas
dudas