¿Yo, adicto?. Psicologos CDMX

¿Yo, adicto?

mayo 22, 2019
Quiero pedirte un favor, recuerda algún momento donde hayas sentido la urgente necesidad de estar haciendo algo, sin poder abandonarlo, donde hayas estado metiendo algo a tu cuerpo… ya sea comiéndolo, viéndolo, escuchándolo, tocándolo, interactuando con o pensándolo, ¿ya lo tienes?
Tiempo estimado de lectura: 4 minutos

Cuando hablamos de adicciones, generalmente se piensa en alguna droga en particular o alguna pastilla, pero hay comportamientos, pensamientos o relaciones, que pueden tornarse adicciones. Todos podemos tener adicción:

  • A algo.
  • A alguien.
  • A algún comportamiento o conducta.
  • A alguna forma de relacionarnos con los demás.

Por ejemplo:

  • Zapping: ¿Qué es eso? Alguna vez has estado con el control remoto de la tele, apriete y apriete, buscando qué ver, sin encontrar algo, y después de como por la décima vuelta, nada te convence, pero, aun así, sigues.
  • Cutting: En una novela describían cómo uno de los personajes no podía dejar de cortarse al llegar a casa, cuando se sentía triste o que algo no le había salido bien.
  • Comida: Cuando llega el fin de semana y no podemos dejar de comer o quizá de beber; o cuando aparecen momentos donde hay una ansiedad por estar mete y mete comida a nuestro cuerpo sin poder frenar.
  • Uso de redes y teléfono: Sentir la necesidad de estar revisando a cada rato las redes sociales, o para ver si ya se conectó alguien, o, ¿me dejó en visto?, ¿quién publicó?, ¿dónde están los demás?, ¿qué comen?
  • Ludopatía: Relacionada con los juegos de apuestas, aunque sin irnos tan lejos, aquí caben los juegos como el Candy Crush, juegos de celular o de consolas.
  • El trabajo: Los llamados “Workaholics”, en español: “Trabajólicos”, adictos al trabajo.

En el caso de las relaciones:

  • Adicción a relaciones de competencia.
  • Relaciones donde el pleito sea la constante.

Y en el caso de pensamientos:

  • Ideas recurrentes que terminan haciendo un lío en la cabeza,
  • Darles vueltas y vueltas a las cosas y no poder salirse de ahí, y además, no dar solución a eso que está en la mente.

O bien, adicción a estados afectivos, como: estar continuamente triste, enojado, en estado de rebeldía, de apatía o de efusividad continua. ¿O qué pasa si continuamente voy teniendo sensaciones de ansiedad, de que algo me falta o no está bien, que no puedo quedarme tranquilo o que me siento seguido triste, como con un sin sentido de a qué levantarme cada mañana, con pereza o sueño frecuente? ¿Estaríamos hablando en este caso de una adicción?

Incluso cosas positivas pueden tornarse dañinas. Por ejemplo: yo puedo ir al gimnasio para mejorar mi condición física, mi salud; pero, ¿qué pasa si necesito ir al gimnasio 3 horas diarias porque si no estoy inquieto? ¿Qué tal si me vuelvo adicto a una relación de pareja que empezó bien, pero con el tiempo se ha deteriorado y no puedo desprenderme? En estos ejemplos, las cosas ya no se escuchan tan bien, ni me vayan a ayudar a desarrollarme, ¿cierto?

Entonces, desde esta perspectiva hay comportamientos, conductas, relaciones o incluso actividades que se considerarían de inicio como positivas que pueden tornarse en dañinas; todo depende el uso, la finalidad y la motivación detrás de cada acción.

Ser adicto

El tema de ser adicto a algo que nos haga daño y que vaya en contra de nuestro bienestar, no es de un grupo o de una edad particular, si no que a todos nos puede pasar.

¿Y qué hay detrás de las adicciones? Generalmente: ansiedad… ansiedad a algo que la mente no está teniendo la capacidad de procesar, incluso muchas veces ni siquiera de nombrar. Serían aspectos a los que muchas veces optamos por “darles la vuelta” e intentar otro tipo de “salidas” para evitar pensar en ellas. Sin embargo, más allá de resolver el conflicto, lo más seguro es que lo agraven.

¿Cuál sería la salida? Depende el caso y la situación, pero siempre es muy valioso cuando podemos pensar con otro aquello que solos no podemos, ya que se vuelve demasiado intenso. Y lo ideal es que ese otro sea un escucha diferente, alguien con un entrenamiento especial en el tema de las emociones y que pueda mostrarnos perspectivas diferentes a las que podemos ver nosotros. Decía una persona refiriéndose a la figura del terapeuta: “Es como un farolero, que lleva la luz para mostrarnos nuestro propio camino”. Es poder adentrarnos al interior propio, teniendo la tranquilidad de que el viaje lo hacemos acompañados de alguien que no nos dejará en las áreas oscuras de la mente, y del cual saldremos fortalecidos.

CAPI. Clínica de Atención Psicológica Integral

Deja un comentario
noticias
José Simón Bolívar 1016, Col. Niños Héroes de Chapultepec,
Alcaldía Benito Juárez, Ciudad de México,
Tel. 55 5698 5624
Derechos Reservados ® CAPI
Psicologos CDMX
Diseño web: Soto Comunicación Gráfica

El signo distintivo CAPI CLINICA DE ATENCIÓN PSICOLÓGICA INTEGRAL Y DISEÑO, se encuentra registrado como marca mixta ante el INSTITUTO MEXICANO DE LA PROPIEDAD INDUSTRIAL, por lo que su uso no autorizado se sancionará como infracción administrativa conforme a la Ley de la Propiedad Industrial.
Horarios CAPI: Lunes a Domingo de 8:00 a 21:00 hrs. También contamos con horario de las 7:00 am
No contamos con sucursales.
dudas
dudas