¡Celos, tengo celos!. Psicologos CDMX

¡Celos, tengo celos!

agosto 10, 2016
Ahí está: el celular sobre la mesa, solo, con una notificación de WhatsApp que proyecta esa luz atractiva que llama e incita a una investigación rápida, curiosa y compulsiva por los mensajes, chats, comentarios… buscando, solo buscando, solo por si acaso… pero, ¿qué se quiere encontrar? ¡La verdad!
Tiempo estimado de lectura: 4 minutos

En la vida cotidiana los celos se hacen presentes en las distintas áreas en las que nos relacionamos, por ejemplo en la familia, la escuela, el trabajo o la pareja.

Esta última es la más común, y surgen pensamientos como los siguientes:

  • “¿Por qué no contestará mi WhatsApp si lleva 5 minutos en línea?” En este caso podemos notar la exigencia de que cada llamada y/o mensaje deba ser respondido al momento.
  • “¿Con quién estará? ¡Últimamente hacemos menos cosas juntos, seguro que hay otra persona!” Se manifiesta la creencia de que no tiene derecho a salir con otras personas, amigos, familiares o compañeros de trabajo.
  • “¿Por qué te vistes con este color tan llamativo?” Impedir o limitar su derecho de expresión, de actuación y espacio privado.
  • “¡No es necesario que trabajes yo puedo darte el dinero equivalente a lo que ganarías en un trabajo de medio tiempo!” Genera molestia que nuestra pareja tenga planes más allá de los nuestros.

¿Te suena familiar? Si la respuesta es sí, estás ante un problema.

Con este tipo de pensamientos empieza un ciclo: las ideas listadas anteriormente como ejemplo, llevan a una suposición inicial de la cual no se tiene certeza, «¿con quien estará?» pero se interpretan una y otra vez haciendo conjeturas caóticas al grado de creer que se está perdiendo algo importante, como el amor de la pareja o la relación misma, que algo está siendo arrebatado por uno o varios rivales externos imaginarios o reales, ¡otra mujer! ¡otro hombre! Y entonces sucede, por simple y “mera” coincidencia una pequeña señal, «un ticket de un cafe» una mínima excusa que confirma los temores y sospechas iniciales, y las suposiciones e interpretaciones vuelven a aparecer esta vez aún más cargadas de miedo a perder a la pareja o el amor que los unía.

Resulta asombroso pero para algunas personas es halagador que los celen, para otras, tantas los celos son un buen indicador de amor, “Si se pone celoso es porque sí le importo”. Esas ideas son erróneas pues están directamente relacionadas con las premisas del amor romántico.

Vale la pena detenerse y reflexionar sobre el concepto que tú tienes del amor: ¿es un amor eterno y duradero, que todo lo puede, todo lo perdona y todo lo soporta?

ALTO, este tipo creencias e ideas alimentan los celos. Es el amor incondicional e idealizado el que lleva a los celos, ya que se basa no en una relación igualitaria y libre, sino en el deseo de tener, de poseer hoy y para siempre. Los celos se derivan del deseo, no del amor. Desear es desear poseer y eso nunca es posible.

Las cosas se complican aún más cuando los celos se convierten en un modo particular de vínculo en la pareja: “Si te quiero es porque eres mi amor, mi cómplice, mi todo”… y ahí, repentinamente, aparece la desconfianza como activadora principal de la sospecha de un tercero, como mencioné anteriormente: un rival ficticio o real. Entonces de forma abrupta aparece una amenaza contra sí mismo que afecta el plano físico, lo erótico, lo intelectual o profesional y al mismo tiempo surge un ímpetu de control que dicta: “todo lo tendrás conmigo”, lo que acabara por alterar la relación con la pareja y la relación con las demás personas, pues aparecen elementos como dependencia, pertenencia y exclusividad. Así, por la insaciable búsqueda de la verdad, el camino de los celos a la violencia es muy corto.

“Los celos son una experiencia caótica que atraviesa todas las dimensiones de la persona: el cuerpo, el intelecto, el erotismo, las actitudes… la identidad se trastoca. Se trata de una sensación avasalladora de devastación y derrumbe que pide con urgencia una confirmación y una contención” Manrique R (2009), esto es lo que vive uno de los integrantes de la pareja, mientras que el otro resiente las consecuencias del control, y puede llegar a experimentar ansiedad, cansancio y violencia, lo que hace que cada vez se aproxime a ponerle fin. Es importante tener presente que los celos juegan un papel en la dinámica relacional de la pareja.

¿Eres celoso o te celan? ¿Reconoces algunos rasgos descritos en alguien cercano a ti?, ¿los reconoces en ti mismo? Quizá sea tiempo de pedir ayuda, comunícate a CAPI y pide más información sobre la Terapia Individual o Terapia de pareja y haz una cita.

CAPI. Clínica de Atención Psicológica Integral

Deja un comentario
noticias

psicologos cdmx, psicologos por internet
José Simón Bolívar 1016, Col. Niños Héroes de Chapultepec,
Alcaldía Benito Juárez, Ciudad de México,
Tel. 55 5698 5624
Derechos Reservados ® CAPI
Psicologos CDMX
Diseño web: Soto Comunicación Gráfica

El signo distintivo CAPI CLINICA DE ATENCIÓN PSICOLÓGICA INTEGRAL Y DISEÑO, se encuentra registrado como marca mixta ante el INSTITUTO MEXICANO DE LA PROPIEDAD INDUSTRIAL, por lo que su uso no autorizado se sancionará como infracción administrativa conforme a la Ley de la Propiedad Industrial.
Horarios CAPI: Lunes a Domingo de 8:00 a 21:00 hrs. También contamos con horario de las 7:00 am
No contamos con sucursales.
dudas