10 estrategias para ser mamá en esta cuarentena. Psicologos CDMX

10 estrategias para ser mamá en esta cuarentena

mayo 5, 2021
Ser madre para las mujeres que decidieron serlo y asumir el rol es una tarea que tiene dos caras, y por eso no es una tarea fácil; ya que por un lado se encuentra el lado maravilloso, divertido, tierno y que hace sentir que a pesar de todo vale la pena. Pero no deja de ser un reto permanente y cada día implica un nuevo desafío por conquistar o aprender.
Tiempo estimado de lectura: 8 minutos

Todos tenemos días buenos y días malos, sin embargo, ¿qué es lo que hace que los días para las madres sean doblemente difíciles que para los demás?, que ellas tienen que vencerse a ellas mismas, vencer sus propios estados emocionales para estar dispuestas a atender, cuidar y contener a una familia, dejando a una lado su condición humana falible.

Si el ser madre implica una gran labor, ahora, en una condición de cuarentena con todos los cambios que esta ha traído se ha vuelto una tarea que implica un triple esfuerzo. Ya que a partir de la cuarenta los quehaceres se han redoblado debido a que las tareas que se hacían en diferentes espacios y que realizaban diferentes personas se han concentrado en un mismo espacio y en una misma persona: Mamá.

En la cuarentena hemos aprendido que el día tiene más de 24 horas, incluso en ocasiones se siente que el día nunca termina y se junta con el que sigue y así toda la semana, en donde se tiene la percepción de no saber ni en qué día uno vive, debido a que antes la diferencia de los espacios marcaban esta ubicación temporal.

Con toda esta reducción de espacio y confusión temporal, las madres en cuarentena buscan refugio —sin éxito— en ese lugar que fue invadido, ya sea el baño o la cocina, solo para tener 5 minutos de silencio en donde lo único que se escuche sea su respiración, y que las conduzca a su centro de nuevo.

Los nuevos oficios de las madres

En este año de cuarenta se han sumado oficios y profesiones al currículum de las madres. Se podría decir que antes de todo esto las madres ya tenían un perfil en donde eran mamás, esposas, administradoras, enfermeras, psicólogas, cocineras, camareras, abogadas, etc. Ahora eso ha aumentado a maestras de inglés, de español, pedagogas, adivinas, magas, animadoras, maestras de manualidades, organizadoras de eventos infantiles, reposteras, carpinteras, cuentacuentos, inventoras, en fin, aquí podría llenar toda la página de los nuevos oficios y profesiones que la madre en cuarentena ha tenido que desempeñar. Porque entendemos que esta situación a afectado a todos, incluso a los niños porque ellos también perdieron muchas cosas.

Toda estas pérdidas sin dudarlo han generado cambios conductuales en todos nosotros, pero los cambios en los hijos generan en las madres una conducta de protección que las lleva a hacer lo que sea para mitigarlo y eso implica este aumento de las tareas y de las jornadas diarias, pero además en una sobreexigencia por saber qué hacer y cómo entretenerlos, lo que hace que las madres crean que tienen que saber todo, y también lo que las lleva a indagar sobre diversas tareas caseras, recreativas, buscar un blog que las oriente y les diga que hacer, tutoriales, cápsulas o todo lo que sea necesario, sobresaturando de información a las madres y generándoles más estrés.

A esta altura de la pandemia las madres son ya unas expertas en la elaboración de slime, su casa se volvió una papelería, la cocina se transformó en una cocina de alta repostería, la sala en una galería de arte y el cuarto de los niños es el museo de historia en donde se han contado una gran variedad de cuentos, leyendas, historias, fábulas y mitos. Todo para hacer que los hijos sientan el menor impacto de lo perdido, pero que representa una tarea titánica para las madres.

Se tuvo que aprender de tecnología para que los pequeños puedan tomar sus clases, lo cual llevó a involucrarnos en el mundo docente, ya que las madres han tenido que entrar a enseñar eso que antes hacían las maestras con el fin de evitar el retraso escolar de sus hijos. Pero esta tarea ha implicado dominar los propios demonios de no pegar de gritos o manotazos por que la lección no fue entendida, lidiar con el cansancio natural de los pequeños, la dispersión propia de los niños, las ganas de jugar y no querer permanecer sentados frente a la computadora o la tableta, además del temor a la exposición de “las malas conductas” frente a las otras madres, pensando: ¿qué van a decir de mí cómo mamá?

Y sumando todo esto —que ya es algo— está el trabajo. Por lo que se tiene que hacer magia para la organización del tiempo y que puedan cumplir con las tareas y obligaciones laborales. En ocasiones o la mayor parte del tiempo se enciman con las clases de los pequeños y el trabajo de la pareja, así que hay que ver la manera de cómo partirse en cinco para poder organizar las tareas, las clases, la comida, labores del hogar, la recreación de los niños y la rutina para mantener buenos hábitos en los niños, sin descuidar el trabajo. Pero además, la organización de los espacios en la casa para que todo funcione lo mejor posible y para dar un poco más de espacio, aunque eso implique ceder los espacios personales.

A la mayoría de las mamás también les ha tocado organizar fiestas infantiles buscando mitigar la soledad con la que se pasan los cumpleaños sus pequeños, teniendo que sacar todos los recursos creativos en decoración, manualidades y juegos.

Además también está bajo la responsabilidad de las mamás la economía del hogar, de cuidar los ingresos y hacer el mejor uso de ellos.

Este nuevo estilo de vida ha generado necesidades diferentes en los niños, ahora están con nosotros 24 horas los 7 días de la semana, no se comparten con nadie y esto ha provocado un apego mucho más fuerte que antes, lo que se traduce en una mayor demanda y que parece que no tiene fin.

Perderse de vista como persona parece ser un gran generador de angustia y eso es lo que las mamás están haciendo en esta cuarentena. Igualmente, esta situación genera muchas frustraciones, enojo, tristeza, incertidumbre, presión en todo nivel. Por eso es necesario tener en cuenta algunas recomendaciones que pueden ser de gran ayuda para mantener la calma y la tranquilidad para poder hacer frente a las actividades de cada día.

1.- ¡Acéptate!, eres un ser humano que puede cometer errores, no saber todo y perder la paciencia.

2.- Piensa: un día a la vez. Si hoy tuvieron un mal día, mañana será uno nuevo en donde se tiene la oportunidad de hacer las cosas diferentes.

3.- Recuerda que estás sembrando recuerdos en la memoria de tus hijos.

4.- ¡Respira! Toma por lo menos 15 minutos al día para ti que te permita reiniciar el día y retomar la energía perdida para seguir.

5.- Prepara horarios, en donde cada miembro de la familia conozca a qué hora se hacen las cosas, eso les ayuda mucho a los pequeños a no tener ansiedad. Incluye tiempo para actividades de ocio para ti.

6.- Reparte las tareas del hogar, para que la tarea se distribuya y no se cargue solo en ti, mamá. Puedes irlas turnando para que no siempre les toque la misma.

7.- Reconoce tu propia vulnerabilidad, no todos los días tendrás el mismo estado de ánimo, ni la misma energía.

8.- Ten una red de apoyo, en donde puedas platicar y compartir experiencias. No te aísles.

9.- No es posible tener todo bajo control, todo el tiempo.

  1. Amar es intuitivo, utiliza tus habilidades, tus fortalezas, tu personalidad, te ayudará a solucionar las dificultades o los retos que se presenten en el día.

Y por último si sientes que la situación te está sobre pasando, y la ansiedad, la irritabilidad o el enojo te están dominando pide apoyo con un profesional para que puedas tener ese espacio que te ayude a encontrar tu centro y las fortalezas que tienes. En CAPI contamos con una amplia variedad de programas y alternativas diseñadas especialmente de acuerdo a las necesidades de cada ser humano.

Recuerden, mamás, confíen en ustedes, respiren y un día a la vez.

Psic. Marcela Cervantes Chávez

Lic. en Psicología

Espacialista en individual (adultos), parejas y familias
Enfoque: Humanismo

Cédula Profesional 5163345

Estudió en la Facultad de Psicología de la UNAM, la Maestría en Psicoterapia de pareja y familia en el Instituto de Terapia Familiar CENCALLI, certificación nivel II en Psicoterapia asistida por equinos, avalado por EAGALA, cuenta con Diplomados en: Trastornos de la Alimentación (cursado en Monte Fénix), Enfermedades Psicosomáticas (en Circulo Psicoanalítico), Nutrición Biodirigida y Homeopatía (ambos avalados por la Escuela Latinoamericana de Educación en Salud Integrativa), Psicoterapia con enfoque psicoanalítico en pareja (avalado por APM), especialización en terapia de pareja (IFAC). Cursando actualmente un Diplomado en las diferentes configuraciones familiares en el Instituto de Psicoanálisis de Pareja y Familia.

Tiene experiencia laboral de 16 años como psicoterapeuta. Laboró 5 años en AVALON Centro de atención para la mujer, como psicoterapeuta de cuidado continuo, realizando pláticas a padres de familia y psicoterapia grupal. Posteriormente trabajó en Máxima Perfección, por un año, como psicoterapeuta en el tratamiento multidisciplinario de la obesidad. Y tiene 10 años de experiencia como psicoterapeuta de pareja y familia en el Centro de Atención Psicológica Integral, CAPI

Deja un comentario
noticias
José Simón Bolívar 1016, Col. Niños Héroes de Chapultepec,
Alcaldía Benito Juárez, Ciudad de México,
Tel. 55 5698 5624
Derechos Reservados ® CAPI
Psicologos CDMX
Diseño web: Soto Comunicación Gráfica

El signo distintivo CAPI CLINICA DE ATENCIÓN PSICOLÓGICA INTEGRAL Y DISEÑO, se encuentra registrado como marca mixta ante el INSTITUTO MEXICANO DE LA PROPIEDAD INDUSTRIAL, por lo que su uso no autorizado se sancionará como infracción administrativa conforme a la Ley de la Propiedad Industrial.
Horarios CAPI: Lunes a Domingo de 8:00 a 21:00 hrs. También contamos con horario de las 7:00 am
No contamos con sucursales.
dudas
dudas