Frases motivacion CAPI

Síndrome de Burnout


BJxVDDuAXx_1256x620
Hace algunas semanas, recordé algo que dentro del ámbito laboral se conoce como el Síndrome de Burnout. Pues cayó en mis manos un estudio que se realizó a algunos especialistas de la salud quienes presentaban dicho síndrome, que obviamente, no se limita a quienes trabajamos en este campo únicamente.

El síndrome de Burnout o algunas ocasiones definido como síndrome del trabajo quemado, es un tipo de estrés laboral crónico. Es decir, es una enfermedad de larga duración y generalmente de progresión lenta, que pocas veces es atacado a tiempo y desde sus inicios. Es un síndrome, si me permite usar las palabras: de cansancio emocional, de no sentirse valorado, y percibirse con poca realización personal; y curiosamente se da en aquellos sujetos que están en constante contacto con clientes y personas.

Este síndrome, que en su traducción básica de idioma, refiere a consumirse o agotarse, justamente se caracteriza principalmente por un agotamiento físico y mental, acompañado de motivación hacia las tareas asignadas o realizadas, combinado con cambios emocionales muy bruscos. Y es justo aquí, donde entra la tarea de cada uno para saber si estamos sufriendo Burnout: revisar si esos “malos modos” se generalizan, se vuelven totalmente desagradables y hacen que nuestro día dentro de la oficina o centro de trabajo se vuelva un martirio.

Es frecuente que se confunda con carga de trabajo o simple estrés, sin embargo, este síndrome va a aumentando su intensidad y es posible que puedas identificar algunos de sus síntomas con facilidad, si te prestas atención. Si de repente y sin ninguna razón aparente, te sientes irritable y de mal humor, te conviertes en una persona que está a la defensiva la mayor parte del tiempo o no te interesa mucho las relaciones con los demás. Si comienzas a sentirte poco motivado, vas perdiendo de a poco, ganas por llegar a trabajar, metas u objetivos, y te dedicas a soportar los días más que a mejorar y buscar alternativas. También si de repente a las tareas que encontrabas retadoras se vuelven insufribles, si cada que hay una reunión o junta con colegas o clientes entras en estrés y cansancio excesivo.

El sentirte cansado y estar alterado físicamente son otros dos elementos a los que prestar atención. Y finalmente las enfermedades físicas, relacionadas con el estómago y dolores de cabeza sin razón aparente.

Obviamente, estas condiciones no son necesarias y suficientes, ni tampoco un check list que puedas ir marcando para saber si tienes el síndrome de Burnout, lo recomendable es acudir con un especialista de la salud, que te pueda ayudar a aclarar si estás pasando o no por este proceso.

Justo ahora, cuando reviso las posibles causas, me encuentro que todas son situacionales, y que la mayoría de las ocasiones, y aquí me incluyo, es un descuido de nosotros mismos para prestarnos atención, y a las señales del cuerpo y el ambiente, cuando estamos bajo grandes periodos de trabajo con descansos esporádicos o turnos laborales continuos, quienes estamos en contacto con personas, quejas, reclamaciones, una demanda del otro, y donde resolver es uno de nuestros objetivos del día laboral.

También, las personas que por la naturaleza de su trabajo tienen responsabilidades excesivas, que necesitan un gran nivel de atención a sus tareas, y por lo tanto, se “obligan”, y lo dejo entre comillas, pues ahí tal vez hablamos de auto exigencias que se colocan o que la empresa descarga en ellas y las reciben como una tarea de todos los días.

Si el trabajo es monótono, repetitivo, con pocos incentivos sociales y económicos, puede ser un factor para desarrollar Burnout.

Estar al pendiente de cómo está tu estado anímico, cómo llegas al trabajo, tomar pausas para concentrarte y no obligarte a “estar” son formas de mantener a raya el síndrome. La comunicación con compañeros, superiores y redes de apoyo, familia, amigos, es clave, pues al ser escuchado puedes darte cuenta de lo que te está pasando. Tomar vacaciones es importante, pues ayudas a descansar tu cuerpo y mente de tu estrés diario. En la práctica clínica, he tenido varios clientes quienes es verdaderamente imposible que se permitan tomar vacaciones, pues su trabajo no los dejaría; entonces imagino al trabajo con unas esposas que atan a mi cliente a su escritorio. Asumir la responsabilidad de atenderte es importante para vivirte saludablemente, y no solo en lo físico, sino también en lo mental.

En los últimos años, la tendencia de algunas compañías, que en verdad agradezco, es promover la comunicación en sus equipos de trabajo, tomar algunos minutos para hacer ejercicios sencillos en el lugar de trabajo para distraer y abrir la mente, atender el cuerpo y relajar, y quitar la tensión muscular.

El estrés laboral, es algo con lo que se lidia día a día, no con esto quiero decir que botes todo y hagas cosas alocadas, sino solo revisa cómo es que vives tú el estrés, que pasa cuando vuelves a casa, cómo te escuchas hablar de tu día laboral, si en las mañanas te llena de energía ir al trabajo o se ha convertido en una actividad tediosa.

Algunas organizaciones se han comprometido e intentado evitar el síndrome, tomando algunas medidas preventivas, como la definición de roles de sus empleados, juntas laborales cortas y con metas que se consigan alcanzar; dar retroalimentación constante al equipo de trabajo, distribuir de manera equitativa la carga de trabajo; cuidar que el ambiente laboral sea ameno para los empleados.

En internet, hay algunas pruebas en línea que ayudar a determinar si estás siendo víctima del Burnout, en mi experiencia pueden ayudar, pero no basta con saber que estás pasando por esto, es muy importante que busques ayuda terapéutica para aprender a conocerte, permitirte y conectar tus emociones con tu día a día, quedarte con lo que es tuyo e ir soltando de a poco, las situaciones o tareas que no se resolverán de manera inmediata. En CAPI podemos brindarte el apoyo que necesitas.

(PARA HACER INFOGRAFÍA)

Síndrome de Burnout

  1. Afecta en su mayoría a hombres, se dice que las mujeres comunican y focalizan con mayor facilidad el estrés o la ansiedad a través de las emociones.
  2. Es un tipo de estrés laboral crónico, en estudios se presenta en jóvenes a partir de los 23 años. El desconocer síntomas y la negación, fomentan su aparición.
  3. Fue reconocido alrededor del año 2000 como trastorno psíquico, sin embargo, aun hoy en día es diagnosticado y tratado las menos de las ocasiones.
  4. Causas
    1. Trabajo excesivo bajo presión constante.
    2. Pocos incentivos profesionales.
    3. Carga laboral excesiva.
    4. Sueldos bajos.
    5. Tareas monótonas y repetitivas.
    6. Poca capacitación dentro del ámbito laboral.
  5. Síntomas
    1. La irritabilidad y el mal humor en la mayor parte del día, es uno de los más notorios.
    2. Sentirse cada vez con menos resistencia al estrés.
    3. Existe un agotamiento físico y mental.
    4. Sentirse ineficiente; desesperación, impotencia.
  6. Consecuencias
    1. Probabilidad de consumo de alcohol o drogas.
    2. Problemas digestivos.
    3. Dolores musculares.
    4. Tics nerviosos, dolores de cabeza.
    5. Propensión a enfermedades somáticas.
  7. Tratamiento
    1. Relajación y descanso.
    2. Funciona algunas ocasiones el ejercicio anti estrés dentro del trabajo para romper la monotonía.
    3. Ejercitarse y tener una alimentación sana.
    4. Buscar una red de apoyo, familia, amigos y por supuesto, recibir ayuda psicológica para la reducción del estrés.
Deja un comentario
noticias
Horarios CAPI
Lunes a Domingo de 8:00 a 21:00 hrs. También pregunta por nuestro horario de las 7:00 am