Solicite más informaciónSeguridad
Frases motivacion CAPI

Terapia Familiar

¿Qué es la terapia familiar?
La terapia familiar trata de comprender la conducta individual a través de las interacciones familiares, se examinan los patrones de interacción entre los diferentes miembros de la familia y su objetivo es cambiar la estructura y patrones de interacción.
¿Desea agendar una cita? Llámenos: (55) 5698.5624

La familia es considerada como la célula más importante que conforma a una sociedad. La familia es el grupo de personas que conforman  los individuos, es en donde la persona aprende a ser hombre o mujer, a ser persona. La familia es el grupo en donde se fomentan y se aprenden los roles, los deberes, los valores, creencias, principios. Incluso en la familia se aprende a ser padre o madre, a ser pareja, etc. La familia es el grupo que conforma al ser humano. De ahí su importancia.

Además, la familia tiene la función de dar sentido de pertenencia, es decir un sentido  de que la persona es parte de un grupo, para el cual es importante, tomado en cuenta y que sin él o sin algunos de sus miembros el grupo no está completo y no funciona adecuadamente.  Además de esto la familia tiene la función de individualizar a cada uno de los miembros que la conforman, esto se refiere a que en la familia la persona aprende a ser independiente, a saberse capaz, y a adquirir las herramientas básicas indispensables para sobrellevar y solucionar los problemas, las crisis que la vida misma traer consigo.

Pero se sabe que esto no es tan fácil ya que las familias están conformadas por personas complejas por su naturaleza misma, que tienen debilidades, vulnerabilidades, deseos o anhelos no resueltos, resentimientos, etc., que hacen que las situaciones cotidianas o las extraordinarias no se resuelvan de la mejor manera. Lo cual afectan a toda la familia, ya que la familia es como un sistema que todos los miembros influyen a todos, es como un rompecabezas en donde las piezas embonan perfectamente  y en conjunto forman una figura, que es la función de la familia. Que pasa cuando una de las piezas del rompecabezas se mueve, desacomoda a todas las demás y la figura que debe de formar se distorsiona.  Asimismo pasa en una familia cuando uno de los miembros que la conforman comienza a tener una cambio ya sea normal, es decir un cambio en donde los hijos pasan a la adolescencia o un cambio no normal, como el que uno de los hijos comience con un problema de drogas. Todas las piezas se mueven y entonces surge una crisis familiar o un problema familiar.

¿Cuando acudir a una terapia familiar?

Cuando el sistema familiar comienza a presentar problemas desde las primeras dificultades de implementación de límites, reglas, acuerdos, cuando los roles o las funciones de cada uno de los miembros de la familia se ven alterados o cambiados, la comunicación no es eficiente, la interacción entre los miembros de la familia se vuelve violenta, fría o los miembros de la familia se están alejando. Cabe resaltar que no es necesario acudir a terapia familiar hasta que se tenga un problema claro como una enfermedad, una adicción, un problema con autoridades, sino que se debe acudir  cuando comienzan las dificultades, cuando se tiene la sensación de que algo ya no está bien, algo está cambiando, es hacer caso a ese sexto sentido que nos dice algo no es igual o algo ya no está funcionando. Porque incluso las crisis familiares se pueden complicar y agravarse más de lo que debían  por no acudir a una terapia familiar.

La terapia familiar y la práctica sistémica está especialmente indicada cuando el objetivo es mejorar la capacidad de los miembros de la familia para apoyarse mutuamente. Posibilitar que los miembros de la familia puedan usar más eficientemente sus recursos de apoyo puede ser vital para ayudarles a gestionar las fases de transición del desarrollo familiar o los acontecimientos vitales estresantes tales como una enfermedad grave o el fallecimiento de uno de sus miembros. En general, cualquier situación o problema que afecte a las relaciones entre los miembros de la familia, su funcionamiento y su rol de apoyo, puede beneficiarse de la terapia familiar sistémica. Del mismo modo cualquier problema de un individuo que afecte sus relaciones familiares y sus contextos más amplios se beneficiaría de un enfoque sistémico. Involucrar a otros miembros de la familia de un individuo o de su red social en el tratamiento puede ayudar a evitar la patologización de ese individuo y también a abordar el problema de manera más eficaz.

La terapia familiar puede ser útil en tiempos de crisis y también con respecto a problemas de larga duración. También es efectiva para prevenir problemas como alteraciones del comportamiento, por ejemplo, la deriva hacia la delincuencia o en las crisis de salud mental.

La terapia familiar trata de comprender la conducta individual a través de las interacciones familiares, se examinan los patrones de interacción entre los diferentes miembros de la familia y su objetivo es cambiar la estructura y patrones de interacción. La estructura familiar se refiere a cómo está la familia organizada es decir los roles que cada uno tiene el rol de papa, el de mamá, el de hijo mayo, hijo menor, etc., y el patrón de interacción se refiere a la cercanía afectiva que cada uno de sus miembros tienen entre sí, un ejemplo es la cercanía de la madre con el hijo más pequeño.

Cuando una familia acude a terapia familiar los cambios y los beneficios que la familia experimenta no solo es en la resolución del problema, que la conducta que general el conflicto ya no se presenta sino que también, el terapeuta familia propicia que la familia tenga la habilidad de establecer acuerdos que determinen los patrones de interacción entre sus miembros a lo largo de los cambios naturales que la familia presente, que se establezcan límites claros y flexible, lo que permite que todos y cada uno de los  miembros de la familia sepa que hacer y que consecuencia esperar a que conducta. También se aprende algo sumamente importante, los miembros de las familias que acuden a terapia familiar adquieren la capacidad de individuación es decir, la capacidad para enfrentarse con éxito a los problemas intrafamiliares están relacionadas con su habilidad para distanciarse respectos a los otros miembros.  La habilidad de separación favorece la toma de decisiones racionales. Y la salud familiar se mide por la capacidad de proporcionar un balance entre individuación e intimidad a cada uno de los miembros que la conforman. El concepto de intimidad es referido con frecuencia al de límite y debe ser entendido como el grado de cercanía afectiva u física entre los miembros de la familia. Los límites son problemáticos por la intrusividad (límites demasiado difusos) o por la no implicación (límites rígidos y abiertamente distantes).

En la terapia familiar también se regulan las dos fuerzas opuestas que existen en la familia: unión/aprobación y separación / individuación. La excesiva unión entre los miembros puede dar lugar a hipersensitividad de unos con otros. Demasiada separación puede dar lugar a una escasa conexión emocional. Padres excesivamente ansiosos no favorecen la individuación o los límites entre subsistemas excesivamente débiles sucumben ante la presencia del proceso de individuación volviéndose excesivamente cerrados

En resumen, el principal objetivo y beneficio de la terapia familiar es que la familia sea adaptable ante los cambios y las situaciones internas y externas que se presenten y así evitar crisis fuerte y con mucho sufrimiento. Que  la integración de los miembros sea de respeto, calidez, cercanía/separación adecuada  hacia cada uno de los miembros que lleve al crecimiento y plenitud de cada persona que la conforma.

En CAPI contamos con el servicio de Terapia Familiar, orientando y personalizando a cada miembro y a toda la familia en general para un adecuado tratamiento.

Estamos a sus órdenes de lunes a domingo de 8:00 am a 9:00 pm.
Previa cita.
noticias
Horarios CAPI
Lunes a Domingo de 8:00 a 21:00 hrs. También pregunta por nuestro horario de las 7:00 am