Capi Psicologos en DF

¿Por qué si soy tan clar@ no me entiendes nada?


hombre gritando a mujer

La comunicación es la base de toda relación humana, ya que es a través de ella que se conoce al otro, se da uno a conocer, se negocia y se llega acuerdos, se expresan ideas, emociones y sentimientos. Dependiendo el tipo de relación la comunicación tendrá determinadas características, objetivos y funciones; por lo tanto, al hablar de la comunicación en las relaciones de pareja podemos destacar que uno de sus objetivos primordiales es el compartir nuestra intimidad con el otro y así establecer un fuerte lazo de unión.

Al inicio de las relaciones el proceso de intercambiar con el  otro parece ser muy fácil, pues existe una disposición de ambas partes para escuchar, expresar, y minimizar las diferencias; sin embargo, a medida que el tiempo y la relación comienzan su danzar es frecuente que se presenten tres errores importantes:

  • Falta de claridad sobre lo que necesitamos y la forma adecuada de pedirlo al otro.
  •  Idealizar al otro tratando que se adecúe a la expectativa que tenemos en nuestra cabeza sobre la forma que tendría que ser.
  • Ligar lo afectivo con la capacidad del otro para “saber lo que necesitamos, sin tener que pedirlo”

Es necesario entender, que cuando nosotros expresamos algo, verbal o corporalmente, la persona que recibe el mensaje va a tener una reacción o respuesta y ésta puede no ser la que esperábamos.

Como podemos ver, la comunicación es un proceso complejo, ha sido estudiado desde diferentes disciplinas. Una de las grandes aportaciones ha surgido de los trabajos realizados por Paul Watzlawick, Janet Beavin y Don D. Jackson  en 1967, los cuales postularon  la  “teoría de la comunicación humana”. Dicha teoría resultó revolucionaria pues postulaba 5 axiomas que en resumidas palabras, establecían que es imposible no comunicar pues todo comportamiento es comunicación ya que este proceso incluye un plano verbal y otro que incluye  los gestos, tonos y lo no verbal. Algo importante que mencionan es que las palabras y la relación que existe entre los participantes de la comunicación, continuamente están retroalimentándose a partir de la percepción de cada uno.

Debido a  los anterior es que ante la diferencia, los procesos de comunicación en la pareja pueden volverse tan complicados y nada comprensibles, pues cada uno de los miembros de la relación emite los mensajes esperando que el otro lo entienda y lo lleve a la práctica, por otro lado el receptor para interpretar y “entender” lo que le dicen, se basa en lo que percibe tanto verbal como no verbal en el otro, combinándolo con su marco de referencia, el cual incluye experiencias previas, conocimientos, cultura, educación, etc., lo que puede generar un mensaje distinto al que le fue enviado.

Ante estas situaciones, las parejas responden a veces empeñándose más en generar argumentos para que su pareja “los entienda”, en otras ocasiones, prefieren no tocar esos temas en los que no se pueden poner de acuerdo, algunos optan por solo escuchar y no decir su opinión para evitar conflictos; sin embargo, a pesar de las buenas intenciones detrás de estas alternativas la realidad es que ninguna de ellas ayuda a que se genere comprensión, empatía y procesos de negociación en la relación sino por el contrario genera peleas, distanciamientos, enojos y cuentas pendientes.

Pensando en lo anterior cuando las parejas hablan de que no existen comunicación entre ellas, entendemos que eso no es posible, pues aunque los espacios para el diálogo sean limitados o conflictivos, en la interacción cotidiana los silencios y gestos se encargan de transmitir al otro la tristeza, enojo o decepción de esa situación que viven.

¿Qué hacer?

  • Aprender a controlar nuestras emociones.
  • Hablar cuando sea posible mantener la calma.
  • Identificar, ¿qué es lo que me molesta?, ¿qué me hace sentir? y, ¿que esperaría que el otro hiciera?
  • Conversar usando las frases con “yo pienso, yo siento, etc.”
  • Evitar usar situaciones pasadas como argumentos actuales.
  • Escuchar lo que dice el otro, indagando por qué lo dice o  hace.

En caso de no lograr acuerdos, es muy recomendable buscar la ayuda de un profesional antes de que la situación salga de proporción.

  • Watzlawick, P., Beavin, B.y Jackson, D. (1967). Teoría de la comunicación Humana. Barcelona: Herder

 

Etiquetas: , , , ,

CAPI. Clínica de Atención Psicológica Integral

Deja un comentario
noticias
Horarios CAPI
Lunes a Domingo de 8:00 a 21:00 hrs. También pregunta por nuestro horario de las 7:00 am