Capi Psicologos en DF

La terapia de pareja como una forma preventiva para futuros problemas crónicos en la relación


Parejas sentada
"Existe al menos un rincón del universo que con toda seguridad puedes mejorar, y eres tú mismo."
Aldous Huxley

Frecuentemente se tiene la idea de que  las personas deberían  acudir a terapia de pareja cuando la relación  se está quebrando o están  atravesando por  una fuerte crisis en alguna de las etapas  de la relación o cuando se vislumbra un conflicto crónico, por tal motivo  en la mayoría de los  casos  la pareja amorosa llega  muy lastimada,  muestran actos  rencorosos  y en ocasiones muy pocas muestras  de amor, se han ido atorando con el tiempo, con una comunicación ineficaz, poco asertiva y precaria en donde se van construyendo  diversas barreras. Es en ese momento cuando deciden  en la mayoría de los casos acudir  a  terapia de pareja pues  ya aparecieron los cuatro jinetes  del apocalipsis: (ataque y  retraimiento, desprecio y distanciamiento) según los llama el terapeuta  Gottman.

¿Qué sucede con aquellas  parejas que llegan a terapia cargando  en sus espaldas los cuatro jinetes del apocalipsis, además de una ineficaz comunicación y un distanciamiento  en la intimidad?  Definitivamente  se vuelve más difícil restablecer la comunicación,  quitar las barreras,  disminuir  el dolor y romper con aquellos patrones reiterativos  que mantienen  el conflicto, pues en ambos   existe  una experiencia  profunda y reiterada  de enojo y  dolor, lo que llega a construir  un conflicto  crónico en donde la pareja  observa la situación como  imposible de resolver.  En casos  como éste  se trabaja  con mayor profundidad, escuchando detenidamente la historia  que los ha llevado  a tomar posiciones poco  benéficas  para la relación,  entendiendo  la forma  como van dibujando su  mapa del amor y retroalimentando sus pautas  de interacción disfuncionales. En ocasionas logra vislumbrarse  la separación  de la pareja, el truene del lazo amoroso, y se utiliza en ocasiones la terapia como una herramienta positiva para llevar a cabo  la separación en el mejor de los términos.

Erróneamente pocas veces  se menciona el tema de  prevenir conflictos crónicos  o crisis  que quiebran  la relación,  es poco frecuente que en nuestra cultura mexicana  se lleve a cabo  la palabra prevención, sobre todo en temas  de salud; regularmente  esperamos hasta que la olla exprés  reviente para ocuparnos y actuar en favor de la solución.

Al respecto existen aquellas parejas que llegan a terapia  con problemas que  hasta  ese momento no han mermado la relación,

situaciones que  no logran  resolver  posiblemente por  una  disimilitud  en sus creencias,  diferentes formas  de pensar  acerca de la educación  de los hijos, cambios de residencia  o trabajo, creencias relacionadas con aspectos sexuales,  o simplemente  tratan de encontrar un espacio  neutro  en donde puedan  charlar  de manera un poco más objetiva acera de las diferencias;  a estas parejas que  previenen  posibles fracturas o problemas crónicos  les será más sencillo a travesar  por  un tratamiento terapéutico pues  notablemente cuentan aún con muchos más recursos que les facilitarán el recorrido  del diálogo,  la escucha, la comprensión, la comunicación asertiva y la empatía,  ya que aún no se encuentran inmersos  en una relación donde  el enojo y el dolor  los invitan a poner distancia, a rechazar, despreciar o atacar al otro.

La terapia  de pareja como un acto  preventivo  puede  ser muy benéfica en diversos  niveles, por ejemplo:

  • A)   Entre la pareja y el terapeuta se construye  un dialogo esperanzador, solucionador  y positivo, donde se generan  nuevos discursos más funcionales y amorosos, se prevén  problemas futuros  que podrían meterlos  en un atolladero difícil de salir.
  • B)    Tener  un espacio neutro y objetivo donde la pareja pueda discutir cualquier tema sin  miedo a que la olla exprés  explote en un futuro,  la intención  no será buscar culpables, sino responsables  de una pauta  de interacción que podría llegar a ser poco funcional.
  • C)    El poder  comunicar de  forma mucho más asertiva cualquier tema, es decir en el lugar adecuado, con la persona adecuada, en el momento adecuado, por otro lado tener la oportunidad de ser escuchado.
  • D)    De  ser necesario  ir tema por tema de manera  que  la pareja sienta que  se está llegando a buenos acuerdos, teniendo en cuenta  que en algún momento  tenemos que ceder y que nunca vamos  a pensar igual que el otro, que la diferencia existe y ese no es el problema,  el problema se encuentra en la forma como resolvemos la diferencia.
  • E)    El poder  conocer a la pareja, pues es sorprendente que en ocasiones existe  una  falta de información sobre el otro acerca de sus intereses, gustos y creencias, no se sabe que  piensa el sobre la relación o sobre las dificultades, la terapia llega a  ser un espacio de encuentro con el otro, se crea un lugar de conocimiento acerca de la relación.
  • F)    Nos permite solucionar dificultades  que  podrían llegar a convertirse en  problemas crónicos o crisis  que  ponen en riesgo  a la relación, no es necesario estar  hasta el tope de  enojo o haber intentado durante años  resolver una situación para  comenzar un proceso de terapia.

En mi experiencia como terapeuta de pareja no es necesario  estar  verdaderamente lastimado, enojado, frustrado para comenzar  un proceso terapéutico, recuerda  que mientras más  pasa el tiempo, más se van acumulando experiencias de dolor que  en ocasiones  son muy difíciles de superar. Te invito a pensar de manera preventiva,  poner acuerdos, límites claros, reglas que  les ayuden a  establecer  la forma  como  desean construir  su relación de  pareja,  tener objetivos y metas logrando desarrollarlos  en  un espacio neutro, donde  el diálogo  se crea sobre la base de las posibilidades  y la empatía.

La terapia como un acto preventivo  nos ayuda a evitar  futuras separaciones, recuerda que si existen temas  que  están siendo difíciles de tratar, si notas que la comunicación está siendo ineficaz, posiblemente sea momento  de acudir con  un especialista que ayude  a  dar  un vuelco positivo a la relación.  En mi  experiencia la terapia preventiva puede llegar a ser muy breve  en ocasiones  de 2  a 10  sesiones aproximadamente, pues la pareja llega aún con muchos recursos, sobre todo  con la disponibilidad de cambio, aun no se encuentran  atrapados por los cuatro jinetes del apocalipsis lo que permite la comunicación y la escucha.  No lo pienses tanto  y aventúrate  a vivir una nueva experiencia, recuerda que la prevención en cualquier situación relacionada con  salud siempre será benéfica en muchos sentidos.  Recuerda que tu salud emocional también es importante y la terapia de pareja nos puede ayudar a darle mantenimiento a la relación.

Etiquetas: , , , , , , ,

CAPI. Clínica de Atención Psicológica Integral

Deja un comentario
noticias
Horarios CAPI
Lunes a Domingo de 8:00 a 21:00 hrs. También pregunta por nuestro horario de las 7:00 am