Capi Psicologos en DF

La felicidad en familia


La felicidad en la familia

La familia es el núcleo social más básico e importante de nuestra sociedad, el lugar donde aprendemos a conocernos a nosotros mismos y a interactuar con los demás, conocemos la importancia de los límites, adquirimos hábitos y desarrollamos los primeros lazos afectivos.

Es la materia prima y semillero de una experiencia personal enriquecedora que resulta en individuos sanos, funcionales y felices. Pero, ¿es posible formar la familia perfecta?

Es importante señalar que una familia sana y feliz no es aquella en la que nunca ocurren roces o desacuerdos, si no en la que a través del diálogo y la comprensión se logran superar los problemas teniendo en mente que una familia sana requiere del esfuerzo diario de cada uno de sus integrantes.

Muchos terapeutas concuerdan en que así como existen algunos puntos que son indispensables para lograr un núcleo familiar fuerte y saludable, de igual forma actos o pensamientos “tóxicos” pueden dar lugar a familias disfuncionales en las que los individuos que las integran experimentan bajos niveles de autoestima, rencor o tristeza.

Existen diferentes tipos de familias: la más básica formada por la madre, el padre y su descendencia conocida como familia nuclear, hasta la formada por parientes que no tienen lazos consanguíneos o están relacionados políticamente llamada familia extensa. Sin importar su cantidad de integrantes o su relación la convivencia familiar positiva invita a “ponerse en los zapatos de el otro” al tener en cuenta que todos tenemos intereses y necesidades diferentes y que en ocasiones nos es difícil comprender las de los demás. De igual forma es importante hacer saber tu opinión siempre de una forma educada y sin llegar a ser impositivo.
A continuación sugerimos algunos consejos que pueden ayudarte a crear nuevos o mejores lazos con los miembros de tu familia:

Pasar tiempo de calidad en familia

Es esencial dedicar tiempo a convivir como familia, compartiendo el tiempo y realizando actividades que reafirmen los vínculos entre todos los miembros. Ir al parque o juegos de mesa; la actividad no es lo importante. Una buena idea sería que cada ocasión una persona distinta quien elija la actividad, así todos quedarán satisfechos. Es importante saber compaginar el trabajo con la familia y disponer tiempo a crear recuerdos gratos compartidos con personas más importantes en nuestras vidas.
Ser considerados.
Procurar pensar en los otros miembros de la familia y no solo en nuestro bienestar personal, recuerda que pequeños cumplidos o gestos como “gracias” y “por favor” hacen más cordial la convivencia con quien comparte con nosotros.

Reconocer nuestros errores y los de los demás

Nada más positivo que aprender a reconocer cuando hemos hecho algo mal, tal vez sin intención pero que ha resultado molesto o desconsiderado con los demás. Todos cometemos errores y es importante asumir que hemos hecho algo mal. El pedir perdón así como el hacer cambios para evitar que las circunstancias se repitan es en muchos casos la mejor forma de resarcir el daño.
Por otro lado es importante saber perdonar, comprender que nadie es perfecto y que los errores que alguien haya cometido no hacen dejar de quererle así como expresar que confiamos en que no volverá a ocurrir.
Cumplir lo que se promete.
Esto es esencial para fortalecer los lazos familiares, genera confianza pues esta se nutre con hechos. No hagas promesas que sabes que no podrás cumplir pues puedes lastimar a aquellos que confiaron en ti.

Expresar los sentimientos y comprender los de los demás

Las emociones que experimentamos no desaparecen por sí solas, es necesario canalizarlas de maneras constructivas pues de lo contrario se acumulan hasta aparecen de forma explosiva y desmedida manifestándose en ocasiones de forma incorrecta obstaculizando el dialogo y entendimiento. Así mismo hay que entender que los otros tienen distintos tipos de sensibilidades y respuestas emocionales por lo que es importante saber comprenderlos y tratar de expresarse siempre en forma constructiva para evitar herir sus sentimientos.
Confiar en las facultades de los niños.
Los padres deben considerar si es estrictamente necesario decir “no”. Si no es realmente adecuado, es mejor dejar hacer al niño para desarrollar su autonomía y fortalecer su autoestima.

Independencia

Finalmente un punto esencial, tener en cuenta que si bien somos parte de una célula social también somos individuos independientes y autónomos, necesitamos de espacio y privacidad para así refirmar nuestra identidad y comprendernos más profundamente. Recuerda respetar la privacidad de los demás así como sus opiniones y gustos.
Estos son solo algunos de los muchos temas y actividades a los que puedes recurrir para hacer una familia integrada y positiva. Cuando existen elementos como el interés y la compresión en la familia, todos los integrantes podrán crecer y desarrollarse sanamente, tanto en lo físico como en lo emocional. Esto se verá reflejado en adultos productivos, con buena autoestima, seguros y exitosos que probablemente formarán a su vez individuos y familias felices. Recuerda que en CAPI te ofrecemos orientación especializada en estos temas, contamos con terapeutas familiares que te atenderán de manera ética y profesional.

Bibliografía:

-Minuchin, Salvador. Familias y terapia familiar. Editorial Gedisa. Barcelona, 2003
-Fisch, Richard y Shlager, Karin. Cambiando lo incambiable. Editorial Gerder. Barcelona, 2002

Etiquetas: , , , , ,

CAPI. Clínica de Atención Psicológica Integral

Deja un comentario
noticias
Horarios CAPI
Lunes a Domingo de 8:00 a 21:00 hrs. También pregunta por nuestro horario de las 7:00 am