Capi Psicologos en DF

Amor y enamoramiento: diferencias y concordancias


niños enamorados
"La fusión de dos personas en una da como resultado dos medias personas"
Wayne Dyer

Grizel Salomón, reconocida psicoterapeuta y psicoanalista, en su artículo “Amor y Enamoramiento” sintetiza los aspectos más importantes que están presentes en (casi) todas las relaciones de pareja, en los vínculos que se establecen con el otro y qué tanto de ellos está cargado de amor y/o enamoramiento.

La concepción social actual de amor es diferente a la que tenían culturas antiguas, como la griega. Actualmente vivimos en una sociedad en donde se le llama de manera distinta a las cosas, a los afectos, afectos que rara vez son identificados por su nombre real.

El lenguaje, esa capacidad de verbalización humana se ha afectado, se ha obturado, ha involucionado.

Hoy hablamos en términos de “como”, en donde a la tristeza se le llama “siento como algo raro”, en donde a la atracción se le nombra “como algo padre”, en donde a todo aquello que es no se le reconoce y, por el contrario, solo damos cuenta de aquello que parece ser, todo es “como si”. Es, en teoría, el lenguaje aquella capacidad que nos da ventaja sobre otras especies, ¿qué pasa, entonces, detrás de estas obturaciones, en dónde quedan esos afectos? Si, históricamente, ha sido complejo diferenciar el amor del enamoramiento, ¿cuál es el estado actual de ambos afectos, en donde el lenguaje ya no parece ser un aliado, sino un enemigo al momento de especificarlos?

En dicho artículo, la autora menciona que las personas tenemos dos tipos de Eros (de esa capacidad de amar y tener afectos por el otro). Si damos por cierta esta idea y solo uno de estos Eros obedece a ese amor duradero, a ese amor profundo, a ese amor del alma, pareciera que lo que nos mueve más actualmente es el otro Eros, aquel amor del y por el cuerpo, aquel amor que da cuenta de los vínculos parciales que definen a esta posmodernidad en la que vivimos, posmodernidad en donde todo es válido, en donde con tal de no caer en la cultura de la intolerancia, se da cabida a todo: lo que hoy es idealizado y valorado, al minuto siguiente puede ser devaluado, agredido e indiferenciado. Socialmente, con tal de no ser identificados como intolerantes, vamos diciendo que es “correcto” que lo que hoy se ama, aún sin conocer a profundidad, mañana será fuente de los afectos más displacenteros.

El tema del amor/enamoramiento no solo es propiedad de la psicología ni del psicoanálisis, ha sido tema para el mundo de la poesía, de la literatura en general, de la historia, de la antropología. Otto Kernberg, reconocido psicoanalista estadounidense, sostiene que no todas las personas tienen la capacidad de enamorarse ni de amar y que uno de estos síntomas es la incapacidad para la idealización. Sin embargo, ¿qué sucede en el escenario contrario? En donde todo lo que habita en el sujeto es una sobre-idealización del otro, en donde las parejas recién conformadas y en poco tiempo de relación, ya ven en el otro su motivo de toda su existencia y, más aún, al posible salvador, al reparador de aquellas experiencias no sanadas de la infancia.

La regresión es otro aspecto que Salomón menciona como fundamental en todo este proceso. En parejas recién formadas es común observar un tono infantil en el lenguaje, en la comunicación. Sin embargo, también es común observar este tipo de tonos es personas que, teniendo o no pareja, las define. La manera en la que se habla es reflejo del cómo se piensa, del cómo se siente. ¿Será que personas que constantemente se expresan en estos tonos infantiles y regresionados, sola y exclusivamente podrán establecer vínculos del mismo tipo?

A su vez, Irwin Altman, Doctor en Psicología de la Universidad de Utah, habla del temor al amor y lo explica sobre la base del miedo a ser rechazado, a ser objeto de burla y devaluación. En sociedades latinas, en donde culturalmente es el hombre el que “da el primer paso”, quien tiene que acercarse a la mujer, quien tiene que seducirla, se juegan todas estas sensaciones, estos temores a ser rechazado. Por otro lado, cuando es la mujer quien se arriesga a dar este primer paso, es el hombre, de nuevo, quien se siente amenazado o angustiado, ya que no es su deseo el que se está manifestando, es el deseo de la otra persona y es por esto mismo que, de igual manera, le puede significar una fuente de angustia y/o amenaza.

La esencia del amor es buscar, a través de la fusión momentánea con el otro, recuperar la relación primaria perdida, aquella relación con las primeras personas con las que nos vinculamos: los padres, tratando de recobrar la sensación de completud.

Por su cuenta, otros autores mencionan que la labor de la pareja, en muchos sentidos, es reparar, ayudar a sanar las neurosis infantiles por las que se atravesó. Es, entonces, un proceso psicoterapéutico, ya sea individual o de pareja, una alternativa sana para tales fines.

Etiquetas: , , , , , , ,

CAPI. Clínica de Atención Psicológica Integral

Deja un comentario
noticias
Horarios CAPI
Lunes a Domingo de 8:00 a 21:00 hrs. También pregunta por nuestro horario de las 7:00 am