Capi Psicologos en DF

Cuándo el amor y el respeto logran en la pareja una vida sexual satisfactoria


pareja besos
"Los suspiros son aires y van al aire. Las lágrimas son agua y van al mar, dime mujer, cuando el amor se olvida, ¿sabes a dónde va?"
Becquer

¿Será  que algún día  me valore tanto como yo a él? ¿Podré llegar a ser amada  de la misma forma como yo lo amo? ¿Por qué siempre  recrimina y me hace sentir como un perdedor? ¿Nada le es suficiente,  siempre pide  más, me hace sentir como castrado?  Estas  son algunas de las preguntas  que en  innumerables ocasiones  he escuchado por parte de las parejas que acuden  a terapia,  interrogarse  por qué ellas  han sido poco amadas y valoradas se vuelve común, mientras que en ellos hay una  demanda evidente de  respeto.

Pareciera  que respeto y amor se conjugan para crear una danza que  la pareja  con  vehemencia  desea  bailar.

Ella  llega al consultorio llorando con tal amargura  que pareciera le  estuvieran desgarrando la garganta, inconsolable, en su cara se dibujaba  no sólo tristeza, sino  también la cara del enojo, mientras se frotaba  la cara para secar las lágrimas. Ella me hacía preguntas acerca de  por qué  él nunca  la había amado,  por qué  nunca había valorado todos los esfuerzos que  había hecho para que la relación saliera a flote. Él  por su parte se encontraba absorto, en verdad parecía que no entendía  las palabras de su  esposa, como si estuviera hablando en arameo. En su cara se reflejaba frustración, tristeza  y enojo, como si quisiera  escapar, desaparecer las cuatro paredes del consultorio y salir corriendo. Cuando él comienza a hablar se hacen  evidentes  las faltas  de respeto que  ha vivido a lado de su mujer,  en ciertas ocasiones  ella lo ha llamado perdedor, de poco carácter, mal esposo, entre otros adjetivos.  Pasando los minutos  con gran tristeza, ella menciona que su vida sexual es un fiasco,  él no  la busca, la evita  y pocas veces  reacciona ante las insinuaciones  de ella  para tener intimidad.

¿Qué sucede   con esta  pareja  que pareciera  que la  falta de sentirse amada  y  la falta de sentirse respetado  y valorado los distancia  como si se abriera  una  brecha  que los coloca  a miles de kilómetros de distancia?  Menciona el Dr. Emerson  Eggerichs que “cuando un  esposo siente que no es  respetado, tiene una tendencia natural  a reaccionar de manera  que la esposa  siente como  falta de amor”.

Cuando una  esposa no se siente amada, tiene una tendencia natural a reaccionar  de maneras que el esposo  siente como “falta de respeto”.

Acceder a este tipo de enganche donde  hay una carencia  de amor y respeto,  será sumamente  fácil para ambos. El hecho de que la pareja reconozca que  se encuentra  enganchada en  este  círculo  vicioso  ayudará  a  entender  las propias emociones y los  patrones de conducta que  ya se tienen  marcados y aprendidos,  lo ideal   sería   tener el  control  y que esposa y  esposo  aprendan  a satisfacer  mutuamente  sus necesidades  de amor y respeto.

Pareciera que para algunas parejas la mejor  forma  en la que una esposa pudiera mostrar  amor, dice el Dr. Emerson  Eggerichs, a su esposo es “respetándolo  en las formas que sean significativas para él, por consiguiente ese respeto  lo hace sentir  el amor  que su  esposa tiene por él  y aviva en él  sentimientos  de amor  hacia su pareja”.

Mientras ella  lloraba amargamente  por  la falta de intimidad, él  le decía que cómo podría acercarse a  ella, cómo podría  desear estar  con alguien  que  lo hacía sentir como un  mal esposo y como un mal padre. Él  reclamaba que ella  se imponía  en todos los sentidos y lo hacía sentir como un perdedor, desde  hace años  ella  no le daba una prueba de  respeto a él y él por su parte  mostraba más bien desamor a su pareja.

Es  común encontrarnos con parejas  con una vida sexual poco  placentera,  en donde  el  varón refiere tener poco deseo por ella o no saber cómo  propiciar un encuentro íntimo y amoroso,  ellas por supuesto ante  la poca intimidad se sienten  poco valoradas y amadas,  generando una brecha de  kilómetros de distancia  entre  la pareja, de esta  manera  ambos alimentan  el enganche   de  no amor, no respeto.

Es como  si él  al no entender que lo que ella pide con enojo es  amor, él  más se distanciara  por no sentir  ese respeto,  y mientras él no sienta ese respeto  no podrá  mostrarle amor,  de ésta  manera la falta de amor y respeto mermaran  los encuentros sexuales placenteros e íntimos. Recuerdo a un paciente decir: ¿cómo puedo  querer  estar con  ella cuando  todo el tiempo se queja de mi persona?

¿Qué  pasaría si  pudiéramos observar con un poco más de objetividad  las necesidades  de la pareja?  ¿Será  que  la diferencia de género marca  una divergencia en la forma  como nos comunicamos y entendemos?

Para que la pareja pueda  tener un grado de  entendimiento  deben darse  cuenta que se comunican en códigos. Y el problema  es que no saben  cómo descifrar  los mensajes  que se envían el uno al otro, además  que cada  uno le da importancia diferente  a las cosas y  eso  se encuentra marcado  por  la diferencia de género.  Como dice el Dr Emerson “lo que yo digo no es lo que usted  oye,  y lo que  cree que oyó no tiene que ver  en absoluto  con lo que yo dije”.

Mientras ella  le decía que era poco hombre por  no querer   tener intimidad con ella, él entendía que era poco hombre porque no la satisfacía,  ambos entendían  algo completamente diferente  de  lo que estaba  pasando en el consultorio.

Cuando una pareja  logra entender  que ambos se comunican en códigos y que actúan de forma diferente  por una  real diferencia de género,  es posible que en ese momento  pueda   haber un entendimiento,  es como si ella  para ver se pusiera  los lentes  rosas y él los lentes  azules, obviamente cada uno  verá algo diferentes.

Lo que para  ella   era  un síntoma claro de desamor, ahora pueda  tener otro significado  si logra ponerse los lentes azules. Lo que el interpretaba como una falta real de respeto ahora se torna  en  una demanda real de cariño.

Es evidente  que cuando  la  pareja  entra  en esos círculos  y se  enganchan, pueden perder de vista  los otros significados que hay alrededor  de un solo evento,  para él será  inaguantable  poder tener intimidad  con ella y hacerla sentir amada, mientras  no se sienta valorado y con un lugar de respeto,  por  el otro lado ella no parará de insultar mientras  no se sienta amada.

Esto nos lleva a reflexionar acerca de  qué tan abiertos  estamos  para poder y/o querer  cubrir  las necesidades de nuestra pareja,  necesidades que parecieran  no ser  evidentes, pero que si  nos ponemos  los lentes del color  rosa  o azul, éstas podrán ser  vislumbradas. Definitivamente para lograr  una  vida sexual íntima y placentera  siempre  será necesario el baile  del amor y el respeto en la danza de la pareja.

Pedir ayuda a tiempo  puede  hacer  una gran diferencia,  en ocasiones las parejas  llegan tan desgastadas en este  círculo  de falta de amor y respeto,  que se torna mucho más difícil  trabajar  con la distancia, falta de intimidad y desamor.  Recuerda que en CAPI hay psicólogos  especializados que te  podrán  ofrecer una orientación eficaz y objetiva.

Bibliografía:

  • Eggerichs, Emerson. Amor y respeto. Ed. Océano. Estados Unidos de América, 2004.
Etiquetas: , , , , , ,

CAPI. Clínica de Atención Psicológica Integral

Deja un comentario
noticias
Horarios CAPI
Lunes a Domingo de 8:00 a 21:00 hrs. También pregunta por nuestro horario de las 7:00 am