Capi Psicologos en DF

Inteligencia emocional


mujer en montaña

El psicólogo estadounidense Daniel Goleman define la inteligencia emocional como “la capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos y los ajenos, de motivarnos y de manejar bien las emociones, en nosotros mismos y en nuestras relaciones”. Se trata de un concepto muy complejo, formado por numerosas capacidades, como la autoestima, la motivación para hacer las cosas, un pensamiento positivo, el control de los propios impulsos, las habilidades de comunicación, la autonomía o la capacidad de solucionar los conflictos que se nos presentan cada día.

Componentes de la inteligencia emocional

Los componentes de la inteligencia emocional se han agrupado bajo dos puntos de vista: el personal y el social. Al hacer referencia al punto de vista personal, nos referimos al desarrollo de las capacidades que dependen de uno mismo y que influyen de forma significativa en la inteligencia emocional. El componente social alude al entorno, a las capacidades que tienen que ver con la persona en su relación con los demás.

A continuación se definirán los conceptos referentes al desarrollo personal y en el entorno, comenzando por los factores del desarrollo personal.

Autoconcepto

Como su nombre lo indica, consiste en conocernos a nosotros mismos, saber quiénes somos a diferencia del resto de las personas, darnos cuenta de que sentimos en cada una de las situaciones en las que nos encontramos y nuestras reacciones habituales. El conocimiento y la aceptación de uno mismo constituyen los pilares fundamentales de la inteligencia emocional.

Motivación

Es una necesidad que lleva a la persona a actuar. Puede ser interna –la capacidad de motivarnos a nosotros mismos o automotivación- y externa – cuando lo que nos lleva a actuar no proviene de nosotros, sino de algo exterior-. La motivación, por tanto, es aquella predisposición que dirige el comportamiento hacia lo deseado. La base de la motivación es el deseo, es decir, la obtención de lo que se quiere es importante para alcanzar la felicidad.

Autoestima

Depende fundamentalmente del concepto que la persona tiene de sí misma, pero también de lo que el ambiente y las personas con las que se relaciona le transmiten, es decir, de lo que los demás piensan y esperan de él.

Pensamiento positivo

También es conocido como optimismo, es la capacidad para ver el vaso medio lleno en vez de medio vacío. Los acontecimientos siempre tienen un lado positivo y un lado negativo, todo depende del cristal con que se miren. Ver los positivo, pese a los obstáculos y dificultades de las situaciones, y esperar el mejor resultado posible es fundamental para el éxito. Por el contrario, cuando una persona tiende a lamentarse de los errores y atribuirlos a importantes fallas, que se repiten de forma constante y de los que es responsable, entonces hablamos de pesimismo.

Control de impulsos

Cuando hablamos de este concepto, nos referimos a manejar nuestras reacciones ante diferentes emociones, es decir, a controlar o canalizar la agresividad o ansiedad. Esto no significa que debamos reprimir las emociones, sino dominar o modificar algunas cuando no son apropiadas para la situación. Por ejemplo, no es conveniente expresar excesiva alegría ante los demás si se encuentran en un momento de tristeza.

En cuanto al desarrollo en el entorno encontramos los siguientes conceptos:

  1. Autonomía: Es la capacidad de actuar siguiendo normas que la persona se impone a sí mismo sin guías externas.
  2. Empatía: Es la capacidad para entender las emociones de los demás, para escucharlos y ayudarlos. El primer paso para que la empatía pueda desarrollarse es entenderse a uno mismo y conocer sus propias emociones. De esta forma podrá reconocer las emociones de los demás y saber por lo que están pasando, con el fin de comprender lo que les ocurre.
  3. Solución de conflictos: Para resolver conflictos es necesario escuchar a los otros y comprender los motivos de lo que defienden con el fin de identificar sus emociones. Escuchar a un amigo cuando dice que él no quiere jugar futbol, sino que prefiere el baloncesto, entender sus razones y comprender por qué se ha enfadado con el grupo o por qué está molesto, es fundamental para llegar a una solución satisfactoria para todos. La solución positiva de un conflicto es aquella en que las partes implicadas resuelven la situación con algún beneficio para todos en función de sus necesidades.
  4. Habilidades de comunicación: La comunicación es la forma en que transmitimos nuestras opiniones, sentimientos y emociones a otras personas. Para comunicarnos hace falta el lenguaje, que puede ser verbal (palabras) o no verbal (gestos).  La coherencia entre la comunicación verbal y la no verbal es promordial para que el mensaje tenga credibilidad.

Ahora bien, no se puede hablar de inteligencia emocional, si no se habla de las emociones, las cuales se dividen en básicas y secundarias, las cuales tienen una función que de excitación o perturbación que predispone a una determinada respuesta.

Dentro de las emociones básicas encontramos las siguientes:

  • Miedo: Anticipación de una amenaza o peligro que produce ansiedad e incertidumbre. El miedo hace que te protejas de posibles peligros con conductas como la huida o la alerta del cuerpo para el ataque.
  • Sorpresa: Es la única emoción indeterminada, es decir, que no tiene carga positiva o negativa. Nos ayuda a orientarnos ante una situación nueva e inesperada y, normalmente, va seguida por otra emoción.
  • Aversión: Solemos rechazar y alejarnos de lo que nos produce disgusto.
  • Ira: Suele encaminar a la persona la destrucción del objeto o persona que considera causante de esta emoción.
  • Alegría: Diversión, euforia, gratificación, sensación de seguridad. Tendemos a reproducir aquel hecho que nos hace sentir bien.
  • Tristeza: Pena, soledad, pesimsmo. Motiva a la regeneración y reparación del daño sufrido.

Mientras que en las emociones secundarias podemos observar las siguientes:

  • Vergüenza: Deseo de esconderse, desaparecer. Estado muy desagradable que provoca la interrupción de la acción o la dificultad o torpeza para hablar.
  • Culpa: Dolor relacionado con el daño que se ha hecho a otros o con las consecuencias de una acción realizada.
  • Orgullo: Es una sensación de alegría o satisfacción por algo realizado. Al ser un estado positivo, placentero, tratarás de reproducirlo.

Resumiendo…

Daniel Goleman nos dice que hay actitudes que se dan en personas emocionalmente inteligentes, tales como automitivación, expresar, conocer y reconocer emociones nuestras y de los demás, perseverancia a pesar de las dificultades, tener autocontrol ante impulsos, así como tener empatía y comprensión ante las necesidades de los otros.  En CAPI te podemos orientar y proporcionar las herramientas para desarrollar tu inteligencia emocional y a entender por cuál emoción estás pasando y el porqué de esa emoción, así como la regulación de éstas.

 

Bibliografía:

  • La inteligencia emocional. Daniel Goleman

 

Etiquetas: , , , , , , ,

CAPI. Clínica de Atención Psicológica Integral

Deja un comentario
noticias
Horarios CAPI
Lunes a Domingo de 8:00 a 21:00 hrs. También pregunta por nuestro horario de las 7:00 am