Capi Psicologos en DF

Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad


niño de cabeza

Es muy común escuchar “Mi hijo se está portando mal”, “No quiere hacer la tarea, apenas le pido que se siente a hacerla y se para y se pone a jugar… es muy inquieto” o “Dicen que mi hijo tiene el déficit de atención con no sé qué más…  en mis tiempos no existían tales cosas, simplemente un niño era latoso o no lo era, pero ahora le buscan cualquier enfermedad a los niños y los psicólogos se quieren hacer necesarios para nuestra vida”.  Pero… en realidad, ¿qué hay detrás de “un niño latoso”?, ¿Qué hay detrás del trastorno del déficit de atención con hiperactividad?, ¿será que efectivamente solo se trata de un niño mal portado?

El Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad, conocido como TDAH, es sin lugar a dudas uno de los temas que actualmente más se están escuchando, ya sea por programas de televisión, como telenovelas, y mini series;  en la escuela, donde detectan ciertas conductas en el niño, por lo que deciden decirle a los padres que su hijo tiene que ir al psicólogo; en otros casos la vecina comenta desde su perspectiva que puede ser este trastorno… Sin embargo, muchas veces la información es manipulada y difundida de una manera incorrecta. Lo que deja la interrogante: ¿Qué es realmente el TDAH?

El TDAH

El Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) es un trastorno del comportamiento infantil, de base genética, en el que se hallan implicados diversos factores neuropsicológicos, que provocan en el niño alteraciones de la atención, impulsividad y sobreactividad motora, es decir, un problema genérico o de falta de autocontrol con amplias repercusiones. (Barkley, 1998). Son tres los pilares fundamentales de la sintomatología:

  • Inatención: Dificultad para mantener la atención, sobre todo en situaciones de baja estimulación. Se le dificulta centrar atención en actividades lúdicas o académicas o la hora de organizar tareas o seguir instrucciones. Pierde a menudo objetos necesarios para sus quehaceres e intenta evitar trabajos que exijan esfuerzo mental.
  • Hiperactividad: Falta de inhibición o control sobre los impulsos asociados con la actividad motora. El niño mueve en exceso pies y manos, se agita en la silla, corre, salta y tiene dificultades para jugar tranquilamente.
  • Impulsividad: Carencia de inhibición o control sobre los impulsos. Da respuestas antes de que su interlocutor haya terminado la pregunta, tiene dificultades de guardar el turno o interrumpe constantemente.

Deben presentarse los síntomas antes de los 7 años, en dos o más ambientes diferentes.

¿Qué puedo hacer por mi hijo si presenta esta sintomatología?

  • Hacer listado de comportamientos prioritarios y entrenar al niño en las habilidades necesarias para llevarlas a cabo.
  • Premiar comportamientos adecuados.
  • Escribir un listado con las normas que hay que cumplir en casa y llevarlo a leerlas cada vez que se salte alguna.
  • Enseñarlo a tener en cuenta las consecuencias de sus actos para no verse involuntariamente envuelto en conflictos.
  • Pedirle que piense en voz alta.
  • Reforzar sus avances
  • Establecer señal que le indique que tiene que parar y atender.
  • Dividir sus tareas para que pueda hacer descansos y aumente su control de movimiento.

¿Algún día se le va a “quitar” a mi hijo?

Aproximadamente entre el 50% y 70% de lo casos de este trastorno desaparece durante la pubertad, si se trata correctamente con psicoterapia y medicamentos.

Resumiendo…

El TDAH es uno de los trastornos más importantes dentro del campo de la psicopatología infantil por su incidencia. Tiene efecto negativo sobre los niños que lo padecen, con importantes consecuencias en los ámbitos escolar, social y familiar. Es un trastorno neurológico con una importante carga genética, aproximadamente de 60%.

Para ser diagnosticado con este trastorno, el niño debe presentar algunos de los síntomas descritos anteriormente, y estos deben presentarse cuando el niño es menor de 7 años.

Y tienen que ser manifestados en dos o más ambientes diferentes, por ejemplo la casa y la escuela.

Finalmente,  es importante tomar acciones en casa, para que el tratamiento avance de manera más efectiva… recordando siempre que cuando tenga ganas de renunciar, el trabajo que está haciendo por su hijo es arduo pero traerá resultados satisfactorios.  Así como también acudir a alguna institución donde pueda tratarse este padecimiento desde la parte psicológica. En CAPI contamos con programas diseñados de acuerdo a sus necesidades.

 

Bibliografía:

  • Soutullo, C. “Convivir con Niños y Adolescentes con Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH)”. 2008; 2 ed. Editorial Panamericana en España.
  • Van – Wielink G. Déficit de atención con hiperactividad. Estrategias, habilidad, diagnóstico y tratamiento. Sevilla, Trillas, 2004

 

Etiquetas: , , , , ,

CAPI. Clínica de Atención Psicológica Integral

Deja un comentario
noticias
Horarios CAPI
Lunes a Domingo de 8:00 a 21:00 hrs. También pregunta por nuestro horario de las 7:00 am