Capi Psicologos en DF

La crisis: una oportunidad de afianzar el amor de la pareja


pareja en carretera

La definición de crisis es: es un estado temporal de trastorno y desorganización, caracterizado principalmente por una incapacidad del individuo y de la pareja para manejar situaciones particulares mediante la utilización de métodos acostumbrados para la solución de problema, y cuyos dichos recursos en este momento no solucionan la situación.

Esta sensación de desorganización, es la que hace que los miembros de la pareja sientan que es el fin y surjan toda una serie de pensamientos catastróficos y por lo tanto conductas que en vez de ayudar a la solución del conflicto lo intensifican.

Las crisis siempre tiene un suceso que lo precipita, ya sea una situación inesperada o un acumulado de pequeñas situaciones no resueltas a lo largo de las diversas etapas de la historia de la pareja.

La crisis de pareja no significa el fin de una relación, y es bueno saber que el amor en la pareja, no impide las crisis, pero sí puede convertirse en el principal elemento de apoyo, para buscarles una solución. Ya que uno piensa que crisis es síntoma de falta de amor o de que la relación dejó de ser esa relación que empezó siendo fluida. No hay que olvidar que la relación de pareja  puede verse interferida por factores individuales, el estrés, problemas laborales, familiares, económicos o al ciclo natural de la pareja.

En toda pareja, la convivencia, produce una mirada de roces que se transforman en problemas que van creciendo como una bola de nieve, casi sin darse cuenta, la convivencia se torna en una serie de silencios tensos, respuestas enojosas, y rencores continuos; incluso también resulta observable que es más fácil echar la culpa de todo al otro, asumir un papel de víctima y poner distancias y barreras a la comunicación, que la mayoría de las veces demandan una terapia de pareja para su solución.

La manera en que cada miembro de la pareja afronta ese periodo de problemas, es individual y depende de los recursos positivos o negativos que cada uno disponga, por eso es tan difícil de solucionarlo entre ambos y generalmente se requiere de una consulta para iniciar una terapia de pareja. Las habilidades que se tienen que desarrollar para afrontar una crisis son las siguientes, como lo menciona Psic. Alicia de la Fuente:

  • Aprender a consensuar. Lo mío y lo tuyo han de ser tenidos en cuenta y debatidos para poder llegar a definir “lo nuestro”.
  • Saber que no tienen que resolver la vida de la otra persona, buscándole soluciones, dándole consejos y marcándole las pautas de cómo debe vivir su vida.
  • Aprender a escuchar. Para ello deben dejar lo que están haciendo, vaciarse de otros pensamientos que distraigan la atención e intentar colocarse en el lugar del otro, para entender cómo se siente.
  • Dedicar tiempo específico para la pareja.
  • Aceptar que la vida en común es enteramente responsabilidad de ambos. No esperar que el otro miembro de la pareja los haga feliz. La propia felicidad depende de cada uno.
  • Aprender a dialogar. Entender que la opinión de cada uno, es la forma de entender y de aprehender la realidad y no es la verdad absoluta, sino sólo la propia.
  • Aprender a compartir. Darse el uno al otro: preguntar cómo se encuentra, qué le incomoda, qué quiere y desea. Aprender a pedir. Mostrar la vulnerabilidad es la mejor muestra de amor, ya que ésta, no se le enseña a cualquiera.
  • Compartir hobbies, tiempos lúdicos, fantasías e ilusiones, al igual que acompañarse en los momentos tristes, duros y penosos.
  • Compartir la economía. Forma parte de la relación de pareja.
  • Aprender a utilizar los conflictos y las crisis, para aprender más de sí mismos, ver qué necesita cada uno y cuál es el dolor que suscita en la pareja. Que estos sean trampolín de desarrollo y no de estancamiento que no lleva a ninguna parte. Hablar cuanto sea necesario, para que el problema no quede enquistado. No hay mayor desastre que el silencio.
  • Mimar con orgullo a la pareja. El sexo, las caricias y el “te quiero” han de decirse, hay que explicitarlos. No valen los sobreentendidos.

Dichas características te hacen crecer como persona y hacen madurar tu relación de pareja. Por todo ello, la crisis, lejos de atemorizar, debe servirnos para movernos hacia el terreno de la creatividad y del entusiasmo por el cambio, pues con ellos será relanzada nuestra actividad asistidos ahora por la imaginación y la asunción del riesgo, dos herramientas necesarias para sustituir el modelo ya obsoleto de nuestro negocio por uno más acorde con el nuevo escenario que se avecina y al que debemos anticiparnos.

Las crisis son oportunidades de cambio. Toda crisis es un riesgo y una oportunidad, que deben ser aprovechados. O incluso más: bendecidos, dado que sin períodos de crisis, el progreso se vería debilitado.

Entre las frases célebres atribuidas a Albert Einstein figura la de: ‘Sin crisis no hay desafíos y sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía’.

 

Etiquetas: , , , , , , ,

Psic. Marcela Cervantes Chávez

Psicoterapeuta de CAPI

Estudió en la Facultad de Psicología de la UNAM. Es pasante de Maestría en Psicoterapia de pareja y familia, en Instituto de Terapia Familiar, CENCALLI. Cuenta con diplomado en Trastornos de la Alimentación cursado en Monte Fénix y una Certificación nivel II en Psicoterapia asistida por equinos, avalado por EAGALA. Cursó un Diplomado en Enfermedades Psicosomáticas, en el Circulo Psicoanalítico, así como un Diplomado en Nutrición Biodirigida y otro en Homeopatía, ambos avalados por la Escuela Latinoamericana de Educación en Salud Integrativa.
Tiene experiencia laboral por más de 11 años como psicoterapeuta. Es psicoterapeuta de pareja y familia desde hace más de 5 años en el Centro de Atención Psicológica Integral, CAPI.

Deja un comentario
noticias
Horarios CAPI
Lunes a Domingo de 8:00 a 21:00 hrs. También pregunta por nuestro horario de las 7:00 am