Crisis de la tercera edad: una mirada hacia el sexo masculino


hombre feliz

Los adultos mayores varones

Una crisis importante  que atraviesa el ser humano  es la de la tercera edad, en ésta no cabe duda que existen cambios  tanto físicos, mentales como sociales, cada una de estas áreas es de suma importancia y contribuye en la calidad de vida del adulto mayor.

La mayor parte de la literatura expone  la forma como se vive dicha crisis de manera general o como, en la mayoría de los casos, lo vive la mujer. Indagando  en artículos y literatura pude observar que  existe menos información acerca de los cambios  y las crisis por las cuáles atraviesa  el sexo masculino.

Lo anterior y lo que he vivido con los pacientes en la práctica clínica, me ha llevado a reflexionar acerca de algunos puntos, me he preguntado el motivo por el cual existe menos información que explique la crisis de la tercera edad en los varones y cómo experimentan dicha crisis tomando en cuenta  el contexto social; además de cómo viven sus relaciones interpersonales.

El sexo masculino, desde las ideas preconcebidas, ha sido visto  como el sexo fuerte, el proveedor, el trabajador, aquel que no expresa sus emociones y además, en comparación con la mujer, menos involucrado se encuentra con la idea de familia. Me pregunto  si gracias a estas ideas preconcebidas que tenemos acerca del sexo masculino encontramos menos información e interés en la crisis de la tercera edad, como si en cuestiones de género nos topáramos con seres menos vulnerables, menos relacionales  y  menos expuestos ante determinadas circunstancias.

Por lo anterior, me da la impresión, que volcamos más la mirada  hacia  el sexo que comúnmente denominamos como “débil”  es decir, la mujer.

En los últimos meses he tenido la oportunidad de realizar trabajo clínico con  hombres de la tercera  edad, y me he encontrado  con patrones de discurso que en su mayoría describen la problemática que viven actualmente.

Las vicisitudes por la cuales atraviesa el sexo masculino en esta edad  son varias, una de ellas  y que en lo particular me ha llamado mucho la atención tiene que ver con lo que mencionan Burin y Meler (2004) con respecto  al rol que desempeña el hombre  como proveedor económico, al respecto opinan que existe una crisis en el rol de varón, por una parte, por el  nivel crítico alcanzado  en los modos de empleo, además de haber transformaciones en la familia clásica. Coincidentemente los pacientes varones con los que he trabajado reflejan y hablan de la ansiedad y tristeza ocasionada  por la situación económica del país, no encuentran empleo, es mal remunerado y su conocimiento y/o habilidades  ya no son tomadas en cuenta. Por lo tanto se aferran al pasado, en donde según ellos existían más oportunidades y el conocimiento del viejo era un conocimiento valorado. En algunos casos mencionan sentirse fracasados pues a sus casi 60 o 70 años no han logrado  la estabilidad  que ellos deseaban, ¿cómo afecta lo anterior en la visión que ellos tienen dentro de su rol masculino? ¿Cómo contribuye la situación real económica de nuestro país?

El tema de la familia, en la literatura y en el discurso del adulto mayor ha sido de gran interés. La soledad, inseguridad  y falta de lazos  sociales han sido un tema importante  en la práctica clínica, pues  el hombre como ser relacional  necesita de la mirada del otro, del reconocimiento y admiración. En el adulto mayor sus lazos sociales y/o familiares van siendo más escasos, algunos seres queridos fallecen, otros se alejan.

Algunos son divorciados o viudos, la relación con los hijos  se vuelve  en ocasiones distante, por lo que es difícil que expresen sus emociones y la necesidad de convivencia. Al consultorio han llegado  hombres divorciados y /o viudos, les es difícil  acercarse  a sus hijos o familiares, se preguntan acerca de cómo hacerlo, cómo poder expresar sus necesidades,  cómo recuperar la relación con la familia. Pareciera que  cuando la pareja se separa  los hijos tienden a apoyar más a la madre,  el padre se vivencia  como una figura fuerte y de poder, estas ideas preconcebidas ocasionan la falta de apoyo hacia la figura masculina.

La soledad, la falta de logros económicos, la situación general del país,  la remembranza  de su pasado, los lazos familiares y otras vicisitudes  han sido tema  de interés  para  la mayoría  de los pacientes varones, con los cuales he tenido la oportunidad de trabajar.

Lo anterior me lleva a preguntarme por la fragilidad  y vulnerabilidad del sexo fuerte, sin esquemas y prejuicios, observo detenidamente la necesidad  de hablar del sujeto  de aquello  que le afecta, sin embargo, aún tenemos muchos prejuicios  acerca de lo que es la terapia psicológica, y más allá de lo que debería de ser un varón (fuerte, duro, macho, invulnerable) algunos de mis pacientes adultos mayores varones mencionan que ir a terapia es para débiles o para locos; sin embargo, en el acaecer de la terapia  logran vislumbrar  sus circunstancias, observar sus  habilidades, capacidades  y deseos  para transformar su entorno.

Por lo anterior, les invito a romper prejuicios, recordemos  lo que decía Alfred Korzybsky acerca de que el mapa no es el territorio, y brindemos  una  mirada  diferente al varón adulto mayor.  Invito a incursionar en un nuevo viaje, el viaje del conocimiento de sí mismo a través de la terapia psicológica, a romper esquemas donde desarrollará nuevas habilidades, aprenderá a expresar sus emociones y deseos para relacionarse mejor con los otros y encontrar  herramientas útiles para  tener una vida de calidad.

Bibliografía.

  • Beauvoir, S. (1970). La vejez. Buenos Aires: Editorial Sudamericana.
  • Burin, M;  Meler, I. (2004). Varones. Género y subjetividad masculina. Buenos Aires. Editorial Paidos.
  • White, M. (1994) Guias para una terapia familiar sistémica. España. Ed. Gedisa

 

Etiquetas: , , , , , ,

CAPI. Clínica de Atención Psicológica Integral

Deja un comentario
noticias
Horarios CAPI
Lunes a Domingo de 8:00 a 21:00 hrs. También pregunta por nuestro horario de las 7:00 am