Capi Psicologos en DF

Invertir en salud mental y emocional no es de locos


Inversión en terapia

Se suele comentar que el dinero no da la felicidad. Entonces… ¿cuál es el camino hacia la felicidad?, ¿qué tenemos que hacer para estar en bienestar?

En esta ocasión quisiera hablar de la importancia de invertir en el cuidado de la salud y evitar dificultades futuras o consecuencias graves de dificultades emocionales o trastornos mentales. Además, este artículo puede servir como una guía para reflexionar acerca de las ideas y percepciones que se tienen en cuanto a temas como el ahorro, la prevención y bienestar.

Si la salud, definida por la OMS, es un estado de completo bienestar físico, mental y social y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades. ¿Por qué no invertir en ella?
Definir salud mental, incluye el bienestar subjetivo, autonomía, competencia, dependencia intergeneracional y reconocimiento de la habilidad de realizarse intelectual y emocionalmente. También ha sido definida como un estado de bienestar por medio del cual los individuos reconocen sus habilidades, son capaces de hacer frente al estrés normal de la vida, trabajar de forma productiva y fructífera, y contribuir a sus comunidades. Salud mental se refiere a la posibilidad de acrecentar la competencia de los individuos y comunidades y permitirles alcanzar sus propios objetivos. Salud mental es materia de interés para todos, y no sólo para aquellos afectados por un trastorno mental.

La principal conclusión del último informe al respecto de la Organización Mundial de la Salud (OMS), publicado con motivo del Día Mundial de la Salud Mental es que a pesar de que una de cada cuatro personas necesita algún cuidado mental a lo largo de su vida, la inversión en su cuidado es muy escasa.

A continuación,  comparto algunos de los datos duros que la Organización Mundial de la Salud concluye para puntualizar en la necesidad de un mejoramiento en las inversiones de salud mental:

  • 450 millones de personas sufren de un trastorno mental o de la conducta.
  • Casi el 50% de los trastornos mentales se inician antes de los 14 años de edad
  • Una de cada cuatro personas sufrirá algún trastorno mental en algún momento de la vida.
  • Una de cada cuatro familias tiene por lo menos un miembro afectado por un trastorno mental. Los miembros de la familia son frecuentemente los cuidadores primarios de las personas con trastornos mentales. La magnitud de la carga en la familia es difícil de costear.
  • En los países en desarrollo, el 80% del presupuesto para salud mental se dedica a los hospitales mentales, que se ocupan solo del 7% de los pacientes. Sin embargo, la mayoría de las personas con trastornos mentales se pueden tratar con éxito mediante servicios de salud mental integrados en la atención primaria y la comunidad.
  • Del conjunto de discapacidades, los trastornos mentales son los que están asociados a las más altas tasas de desempleo, del 70% al 90%. Depresión es la principal causa de discapacidad a escala mundial.
  • Cuatro de las 6 causas principales de los años vividos con discapacidad resultan de trastornos neuropsiquiátricos (depresión, trastornos generados por el uso de alcohol, esquizofrenia y trastorno bipolar).
  • 2,5 millones de muertes provoca cada año el consumo nocivo de alcohol.
  • Alrededor de 1 millón de personas se suicidan cada año. Lo que significa que cada cuarenta segundos se suicida una persona.

A todo esto la pregunta mayor radica en lo que puede hacer cada persona por evitar formar parte de esta estadística. La respuesta es prevención y atención a tiempo.

Se tiene la idea de que evitar gastos en prevención es igual a ahorrar, sin embargo no se considera que el gasto ante una crisis, la atención de un síntoma de una enfermedad grave o de algún accidente es siempre mucho más costoso. El ahorro debe entenderse de distinta forma, es decir como una inversión en el cuidado la salud, al tratar de disminuir riesgos mediante la prevención y esto se puede dar de distintas formas, como puede ser un diagnóstico temprano, tomar un tratamiento a tiempo, atención domiciliaria e integración social.

Hay que tomar en cuenta que el no tener la cultura de una medicina preventiva, estamos asumiendo mayor riesgo y podríamos caer en una situación en la que ya sea demasiado tarde recuperar la salud y en lugar de tener una inversión, nos enfrentemos a un gasto, además de considerar otros factores como son la inversión de tiempo, y la situación emocional de los cuidadores, quienes son los que normalmente dan el apoyo al enfermo.

Estas son algunas de las razones por la que la inversión en medios preventivos, como son la terapia emocional en todas sus modalidades, la valoración y el psicodiagnóstico oportuno, nos ayuda a conservar nuestra integridad para seguir siendo productivos, evitar gastos en servicios médicos externos conforme el mejoramiento del paciente o en la conservación de nuestro bienestar.

Invertir en salud mental ahora puede generar enormes beneficios en términos de reducción de la discapacidad y la prevención de muertes prematuras.

Nos preocupamos de no perder o reducir nuestro dinero, sin embargo, ¿de qué sirve la salud financiera si no existe la salud física y mental para disfrutarla?

En un estudio de la Universidad de Warwick y Manchester, publicado en la revista Health Econocmics, Policy and Law; se comparó la información de más de mil personas que describieron su estado de bienestar. Se tomaron en cuenta las terapias psicológicas y los aumentos súbitos en ingresos (loterías, herencias o aumentos de sueldo). Se constató que el bienestar obtenido por atención psicológica fue 32 veces mayor en relación con la obtención de una suma de dinero determinada. “Las terapias psicológicas pueden ser mucho más efectivas a la hora de ayudar a una persona a encontrar la felicidad, que la simple obtención de una suma de dinero”.

El investigador Christopher J. Boyce, de la Universidad de Warwick, señaló que “a menudo la importancia del dinero para mejorar nuestro bienestar y lograr una mayor felicidad está muy sobrevalorada en nuestras sociedades. Los beneficios de tener una buena salud mental, por otra parte, no suelen ser plenamente apreciados y las personas no se dan cuenta de los poderosos efectos que la terapia psicológica, como la orientación no directiva, puede tener en la mejora de nuestro bienestar”.

A partir de esta información, considero que con salud emocional se toman mejores decisiones en cuanto a las actividades diarias, las metas a corto y largo plazo, las relaciones personales, laborales, familiares y aunque sea difícil de creer, en la relación con el dinero.

En mi experiencia como psicóloga y como paciente puedo decir que cuando hay un estado de bienestar, en cuanto a salud física, mental y emocional, se es capaz de promover los propios talentos, de encontrarse en lugares cómodos, fructíferos, que sienten bien a los gustos de cada quien y ayuden a su desarrollo. Sólo de esta manera, se pueden diversificar las fuentes de placer, que no necesariamente son comerciales ni están a la venta. Es entonces, cuando cualquiera, puede ser capaz de buscar lo mejor para sí mismo y por lo tanto para los suyos.

Lo anterior repercute en mejorar la propia economía. Se evitan gastos innecesarios como son las compras compulsivas, vicios y hasta medicinas. Como ejemplo, pensemos en lo que se gasta en las pastillitas para el dolor de cabeza, el dolor de estómago, para el cansancio, la falta de sueño, etc. Nos acostumbramos a que ese síntoma de estrés nos afecte recurrentemente hasta llegar a considerarlo como algo normal y en lugar de tomarlo enserio y buscar ayuda profesional, se cae en gastar y desgastarnos más.

Con la terapia emocional puedes tomar la responsabilidad de tu propio destino y dejar de necesitar tantas cosas externas que “crees” que son las que te hacen sentir bien. De la misma manera cuando no estén presentes esas cosas externas, no dependerás de ellas para sentirte completo, capaz y en bienestar.

No hay que preocuparse sino ocuparse. Somos lo que creemos, puedes empezar por evaluar si en verdad estás “ahorrando” al no atender tu salud mental y emocional, o estás aplazando el enfrentarte a resolver eso que te preocupa con el pretexto perfecto de no tener los suficientes recursos de tiempo o dinero sin tomar en cuenta que más tarde, te puede salir más caro. Mañana siempre será más tarde que hoy.

La prevención y la promoción son parte de la solución del problema desde un nivel particular hasta nacional y mundial.

Es así como en CAPI, además de brindar la atención adecuada, trabajamos en el diagnóstico y en la prevención oportuna; además dedicamos espacios para la promoción de la salud en medios de comunicación (televisión, impresos y redes sociales).

¿Qué puedes hacer para promover en tu medio la salud mental y emocional?

  • Evalúa antes que nada si te encuentras en bienestar. Es decir si te sientes a gusto con tu situación laboral, con tus relaciones personales cercanas, si tu estado de salud es bueno, si puedes pertenecer a grupos y adaptarte sin que sea una gran dificultad el enfrentarte a ello y si sientes estar alcanzando tus objetivos.
  • Mejora tus conocimientos y sensibiliza a los demás acerca de la salud mental y los derechos humanos. Presta ayuda, no minimices tus acciones, cualquier acción para ayudar, es grande.
  • Promueve las actitudes positivas, el desacuerdo hacia la discriminación, y la igualdad de oportunidades para las personas con trastornos mentales.
  • Trata de obtener referencias de lugares especializados y sugiérelos o contáctalos antes de recibir cualquier consejo desinformado.

Recuerda, hay mucho por hacer. Imagínate que puedes.

“Cuida el exterior tanto como el interior porque todo es uno”. Buda

Etiquetas: , , , , , ,

CAPI. Clínica de Atención Psicológica Integral

Deja un comentario
noticias
Horarios CAPI
Lunes a Domingo de 8:00 a 21:00 hrs. También pregunta por nuestro horario de las 7:00 am